Venezuela entre temas centrales del primer debate presidencial en Argentina

  La crisis económica argentina y Venezuela fueron los principales puntos de ataque entre el presidente liberal Mauricio Macri y el peronista Alberto Fernández, favorito para ganar las elecciones del 27 de octubre, durante el primer debate entre los seis candidatos presidenciales escenificado este domingo. 


“Entérese presidente, cuando termine el mandato va a haber dejado 5 millones de nuevos pobres”, dijo Fernández dirigiéndose a Macri. Su gobierno “fracasó rotundamente en la economía”, añadió en tono ofensivo. 


“Sé que en el último año la carga ha sido muy grande en especial para la clase media. Estamos en el punto de partida para empezar a crecer”, se defendió Macri. 
La economía es, justamente, el punto más espinoso para el mandatario, según reseña la AFP.
Fernández, acompañado en la fórmula por la exmandataria Cristina Kirchner (2007-2015), obtuvo 17 puntos de ventaja sobre Macri en las primarias del pasado 11 de agosto y, según los sondeos, ha ampliado la diferencia desde entonces. 
“Poco margen discursivo”
Macri culmina su mandato con una economía endeudada y sumida en recesión, con 30% de inflación anual a agosto y 35,4% de pobreza, el nivel más alto desde el colapso económico de 2001. 

Fernández de momento no ha dado detalles sobre el que sería su plan económico para salir de la crisis. Al mismo tiempo, muchos argentinos temen que sea un “títere” de Cristina Kirchner. 
Las estadísticas muestran que desde que asumió Macri se produjo un fuerte crecimiento de la deuda pública, incluido un crédito por 57.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional que el gobierno tomó en 2018 y que un año después busca refinanciar. 
La deuda alcanza los 383.000 millones de dólares, casi el total de la renta bruta nacional, según consultoras. 
El peso se depreció 68% desde enero de 2018, con múltiples corridas sofocadas a costa de reservas y de tasas de interés por encima del 80%, de las más altas del mundo. 
Macri instrumentó una política de ajuste fiscal que incluyó despidos, recortes de subsidios, suba de tarifas de servicios públicos e impuestos. 
La contracara del ajuste fue el aumento del desempleo (10,6%) y de la pobreza, con una inflación anual estimada de 55% para 2019 y una caída de la economía de 2,5% para este año. 
Este primer debate se realizó en la Universidad Nacional del Litoral en la ciudad de Santa Fe, 472 km al noroeste de Buenos Aires, y el segundo será el domingo próximo en la capital argentina. 
Venezuela

“Hemos reconocido al presidente Juan Guaidó. Ser neutral es sinónimo de apoyo a la dictadura de (Nicolás) Maduro”, dijo Macri, quien aspira a un segundo mandato tras cuatro años de gobierno. 
Guaidó, jefe del parlamento venezolano, se autoproclamó presidente interino en enero luego de que el Legislativo, de mayoría opositora, declarara la “usurpación” de Maduro por considerar “fraudulenta” su reelección. Más de 50 países reconocen al líder opositor como mandatario encargado. 
Tras la intervención de Macri, Fernández respondió: “Venezuela tiene problemas. Pero a diferencia del presidente quiero que los venezolanos resuelvan el problema. Espero que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana”. 
Los focos están puestos en Macri y Fernández en este debate de estilo conservador, en el que se propone un tema y cada uno de los candidatos se explaya por unos 30 segundos, sin intercambios directos entre ellos. 
El resto de los candidatos son Nicolás Del Caño, del Frente de Izquierda; José Luis Espert, del frente de derecha Unite; Juan José Gómez Centurión, del derechista Nos, y Roberto Lavagna, del centrista Consenso Federal. 
Todos ellos obtuvieron más de 1,5% de los votos en las primarias de agosto, lo que los habilitó para participar de las presidenciales. 
Lavagna, exministro de Economía del fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007), fue el tercero más votado en las primarias con un 8,22% de los sufragios. 

Macri busca conquistar a los votantes de Lavagna y a los indecisos para llegar a un balotaje, algo que los analistas estiman muy complicado. 
En las primarias Fernández obtuvo el 47,78% de los votos y Macri el 31,79%, según el escrutinio definitivo. 
Si el 27 de octubre Fernández vuelve a superar el 45%, se consagrará como el futuro presidente. También lo hará si logra más del 40% y aventaja a Macri por al menos 10 puntos. Si ninguno de esos resultados se cumple, la eventual segunda vuelta se realizará el 24 de noviembre con un tercer debate el 17 de ese mes.

(Con información de El Universal)

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default

Valencia