Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Venezolanos insólitos

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

(Por: Arnaldo Rojas)

.-En la historia de nuestro país encontramos numerosos sucesos y personajes que, por sus características, pueden calificarse como extraordinarios. Pero varios de estos personajes rayan en lo insólito, desafían la frontera entre realidad y ficción y pueden conformar, a la manera de Borges, una Historia Nacional de la Infamia. Recordemos algunos.

*EL VAMPIRO DE GALIPÁN

Aunque no es propiamente venezolano, fue acogido en nuestra tierra y aquí se forjó su fascinante historia mezclada con la leyenda. El Dr. Gottfried Knoche (1813-1901), nació en Halberstadt, Alemania, vivió 61 años en Venezuela. Llegó a La Guaira en 1840 con el fin de ejercer la medicina y la cirugía. Pronto trajo a su familia y a dos enfermeras. Construyó su casa dentro de los linderos de la finca Buena Vista, en Galipán, en pleno cerro Guaraira Repano. En sus tiempos libres se dedicó a preparar un líquido de su propia invención que, después de inyectada, convertía a los cadáveres en momias, sin la necesidad de extraer los órganos vitales.Probó con éxito su fórmula y se sintió feliz al saber que superaba con creces a la momificación de carácter religioso practicada por los egipcios, los más famosos momificadores. 

Quienes conocieron al Dr. Knoche refieren que fue un médico muy apreciado por su amabilidad y sus diagnósticos precisos, pero las tumbas de su familia  y la presencia de las momias en su residencia (una de ellas, la de un soldado, que puso como guardián  en la puerta de entrada) dieron origen a todo tipo de especulaciones y leyendas trágicas sobre el galeno y el lugar. Lo llegaron a llamar «El Vampiro de Galipán». 
En 1901 murió el Dr. Knoche, fue embalsamado por su enfermera y ama de llaves, Amalia Weismann, quien, a su vez, falleció en 1926, la última ocupante de aquella misteriosa casona que quedó abandonada y finalmente saqueada y destruida, las tumbas profanadas y las momias lanzadas al mar. 

*UN AVENTURERO OLVIDADO Y CUESTIONADO

La vida de Rafael De Nogales Mendez (1877-1937) es tan apasionante que merece una superproducción en película o miniserie. Peleó en Cuba contra el ejército norteamericano, buscó oro en Alaska y California, fue vaquero en Texas, participó en la Revolución Mexicana, fue gobernador militar en Palestina, Transjordania y el Sinaí. Oficial del ejército otomano en la Primera Guerra Mundial, experiencia que plasmó en su legendario libro “Cuatro años bajo la media luna”, cuyas revelaciones lo convirtieron en una celebridad internacional en la década de los años 20 similar a Lawrence de Arabia. Fue el primer occidental en cruzar el Kurdistán. Cazó leones en África, fue espía en China y Corea. Contó entre sus amigos y admiradores al Rey Leopoldo de Bélgica y al Kaiser Guillermo II de Alemania. Fue corresponsal de guerra en Nicaragua donde conoció a Sandino. Combatió a Cipriano Castro y a Juan Vicente Gomez. Falleció en Panamá, a consecuencia de una operación en la garganta. Pero ni siquiera la muerte fue sencilla para este personaje. Tras ser repatriados, sus restos permanecieron varios días en la aduana del puerto de La Guaira. Nadie reclamó el cuerpo, porque Nogales ya no tenía ningún pariente en el país.Su figura sigue bajo el manto del olvido, quizás porque algunos historiadores cuestionan parte de sus acciones, por ejemplo, aun cuando denunció el Genocicio de Armenia (1915-1923) hay quienes sospechan que participó en esta masacre.. 

*FUNES EL INFERNAL

El 8 de mayo de 1913, el infierno pareció vomitar en San Fernando de Atabapo, cuando uno de sus engendros, Tomas Funes (1855-1921), asaltó la casa de gobierno del Territorio Federal Amazonas para convertirse en el Zar del caucho y el balata en la región, sembrando el terror durante ocho años. Fue una especie de Mr. Kurtz (el terrible personaje de El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad) pero trasplantado a la selva amazónica. Funes encontró un final atroz, correspondiente a su forma sanguinaria de vivir: en 1921, Emilio Arevalo Cedeno, al frente de 123 hombres, tomó la población, lo puso preso y tras someterlo a un Consejo de Guerra que lo condenó a muerte, lo hizo fusilar en presencia de todos los habitantes de la ciudad, el 31 de enero de ese año.La novela «La Vorágine» (1924)  de Jose Eustasio Rivera se basa parcialmente en estos sucesos y describe a Funes como «un bandido que debe más de seiscientas muertes». En 1989 el cineasta Atahualpa Lichy filmó la película . «Rio Negro» basda en las tropelias de este tenebroso personaje. 

La próxima semana continuaremos con otros venezolanos insólitos.

Foto: Momia en la entrada de la desaparecida casona del Dr. Knoche

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio