Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

UNT Carabobo: “Discriminación hacia pacientes con Covid-19 representan una violación a los derechos humanos”

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

La profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Carabobo y coordinadora de la Fundación Democracia Social del partido Un Nuevo Tiempo en Carabobo, Fanny Barbera, aseguró que la discriminación que se viene presentando hacia los pacientes con Covid-19 representa una violación a los derechos humanos.

“Estos actos en sí mismos constituyen una violación a los derechos del paciente, establecidos en el artículo 69 de la Ley Orgánica de Salud de la República Bolivariana de Venezuela, ya que atentan contra la dignidad e intimidad de los pacientes, sometiéndolos adicionalmente a la discriminación social”, señaló Barbera, quien también es doctora en Cuidado Humano.   

Se viene generando una tendencia social a la discriminación de las personas enfermas con covid-19 –dijo Barbera- incluso, desde el discurso gubernamental se han interpretado señalamientos discriminatorio hacia las personas sospechosas, esto no lo podemos permitir como sociedad, nadie debe discriminar a otro ser humano por padecer una enfermedad.

“En las redes sociales observamos con asombro la circulación de datos personales y fotografías de personas señaladas por los vecinos de ser “portadores de Covid-19, como si se tratase de un delincuente, información que a veces se extiende a la  publicación de ubicación de domicilios y de los negocios, en caso de comerciantes”, repudió Fanny Barbera.

Asimismo, en diferentes comunidades se han presentando casos, en los que unos ciudadanos, acompañados por funcionarios policiales, han acusado a sus vecinos de tener síntomas de Covid-19, logrando incluso, que la persona sea trasladada en vehículo policial a algún centro de salud, dando la imagen de “detenido”, cuando en realidad se trataría, de resultar cierta la denuncia, de un paciente sospechoso de Covid-19, es decir una persona sospechosa de enfermedad, no de un delincuente, explicó Barbera.

“Estas reacciones, emprendidas en el seno comunitario, además de ser un problema ético y humanístico, están afectando a la población significativamente, aumentando el miedo natural a contagiarse, pudiendo constituirse en un factor de riesgo para que las personas  sintomáticas respiratorias, se nieguen o retarden la asistencia  a los centros de salud, recurriendo a la automedicación,  evitando ser expuestos al escarnio público”, manifestó la coordinadora de la Fundación Democracia Social de UNT Carabobo.

Del mismo modo, la especialista señaló que las personas enfermas de Covid-19 que no buscan ayuda profesional terminan exponiéndose a complicaciones e incluso hasta llegar a la muerte; paradójicamente, esto representa mayor posibilidad de contagio a su familia y a la comunidad en general.

La profesora universitaria afirmó que esta situación debe detenerse y sugirió que en caso de sospecha de algún vecino, por tratarse de una enfermedad de denuncia obligatoria, debe actuarse con responsabilidad social, pero en términos de respeto a la dignidad e intimidad de la persona.

“La ayuda más apropiada es persuadir al sospechoso de Covid-19 en forma privada, para que busque asistencia médica, hacerle llegar los números telefónicos donde los entes públicos ofrecen orientación, siempre se consigue un vecino cercano y de confianza. Si no logran convencerlo, entonces solicitar asesoría en el CDI o centro asistencial más cercano a la comunidad, evitando la difusión  por las redes sociales. Los centro de salud,  son las instituciones donde podemos acudir en estos casos, pues no tiene igual significado que toque a la puerta un médico o un enfermero, a que llegue una patrulla con dos policías”, agregó Barbera.

Igualmente, Barbera pidió a los venezolanos reflexionar: el miedo a enfermarnos nos está llevando a pasar por alto la solidaridad, un valor característico de nuestro pueblo, sembrado a través del modelaje de nuestras madres y abuelas, a quienes muchas veces vimos preocupadas por ayudar  a los vecinos enfermos.

“Es propicio el momento para mostrar la capacidad empática, ese sentimiento de ponernos en lugar del otro,  todos somos susceptibles a contraer la enfermedad y a ser transmisores de la misma, pensemos por un momento si el enfermo Covid-19 fuera yo; en esa circunstancia, estoy segura esperamos el apoyo de familiares, amigos y vecinos. Indudablente, este apoyo no implica visitas ni cercanía, pero a través del celular o desde la cerca de la casa,  puede preguntarse ¿en qué puedo ayudar?”. 

A las personas enfermas de Covid-19 se les puede ayudar ofreciendo desde una oración o palabras de aliento –expresó Barbera-, hasta proporcionándoles alimentos o dinero, ubicando medicamentos, ofrecerse a estar vigilantes de la vivienda o de los familiares en aislamiento domiciliario, llevando comida al familiar que día y noche permanece sentado en las afueras de un centro  hospitalario. Sin duda, todos podemos encontrar formas de ayudar a los pacientes con Covid-19.

Finalmente, la profesora de la Universidad de Carabobo y doctora en Cuidado Humano, enfatizó en la necesidad del respeto a la privacidad y la dignidad humana para quienes pasan por esta dura experiencia. 

Comunicaciones UNT Carabobo

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio