jueves, diciembre 2, 2021

Inicio Opinión Smart City

Smart City

(Por: Rubén Limas)

.-Solemos estar tan abrumados por los problemas cotidianos de nuestro entorno y especialmente de nuestra ciudad, que cuando alguien nos habla de Smart City (Ciudades Inteligentes), inmediatamente pensamos que quien nos habla de ello “es un loco soñador”.
Por supuesto, no deja de tener razón quien así piensa, cuando observamos lo que pasa en nuestro país. No hay agua, se va la luz a cada rato, no hay internet, no llegan los datos a nuestros celulares, se caen las llamadas a cada momento, y en buena parte de la ciudad, ejemplo al sur oeste no hay señal para llamar. ¿Entonces como pensar en una ciudad inteligente con tan calamitosos problemas? Y la respuesta es sencilla: ¡Pensar y atreverse!
Es por ello que, con una visión futurista, hemos asumido ese reto nada fácil, pero nada imposible, de comenzar hablar de “Valencia Ciudad Inteligente y Sostenible”. Estamos aun a tiempo de empezar, y proponernos una ciudad sostenible en el lapso de los próximos años. Un ejemplo de una visión a largo plazo es Paris una hermosa ciudad, preocupada por el efecto invernadero y sus efectos sobre el calentamiento global, la cual se ha propuesto para el año 2050, ser “una ciudad verde, ecológica, sostenible y conectada a internet.” Ósea una visión futurista.
Podemos hacer de Valencia la ciudad piloto de este ambicioso proyecto, que debe contar con el apoyo de amplios sectores del país y del gobierno nacional, para que, a través de la inversión nacional, pero especialmente la internacional, logremos ponerlo en marcha. El propio gobierno nacional ya ha firmado dos acuerdos relacionados con los objetivos sustentables de la ONU en Paris y en Quito.
Como lo hemos señalado, presentamos el Proyecto de Ley de Ciudades Inteligentes y Sostenibles ante la directiva de la Asamblea Nacional, como requisito previo. Además, hemos iniciado ciclos de encuentros entre la más variada gamma de profesionales vinculados con las tecnologías de la información y la comunicación, para preparar un primer borrador de proyecto y presentarlo a los organismos multilaterales, quienes nos podrían apoyar, para hacer de Valencia una Smart City.
Ya importantes ciudades de Latinoamérica, como lo son: Buenos Aires, México, y Chile avanza en ese sentido. ¿Por qué quedarnos rezagados? ¿Por qué no pensar más allá de nuestras narices?

Podemos a la par de ir resolviendo los grandes problemas que hoy tiene la ciudad, pensar que la tecnología de la información y la comunicación, puede ser una importante herramienta, para buscar soluciones sostenibles a la creciente demanda de nuestra ciudad, haciendo hincapié en el desarrollo humano como centro fundamental.
Soñar no cuesta nada, pudiera ya pensar alguno de mis lectores en esta parte de mi artículo de opinión. Pero no solo se trata de ello – soñar – que hay que hacerlo, porque son nuestros primeros pasos hacia la ciudad que queremos. También se trata de construir un sólido compromiso político, económico y social, porque ya nuestra ciudad esta colapsada, y se requiere de la tecnología y la innovación para buscar soluciones no habituales, que nos permitan con éxito buscar prácticas
sustentables eficientes.

Podemos mirar a nuestro entorno, con una poderosa y omnipresente red inalámbrica, llena de semáforos y contenedores de basura inteligentes, con sensores que permitan un tráfico mas fluido en tiempo real y una recolección de desechos mas eficiente. Edificios y Torres Bioclimáticas, que generan energía positiva y renovable, postes de luz con celdas solares en todas partes de la ciudad, plantas modernas de tratamiento de aguas residuales, hospitales y escuelas inteligentes, esto solo por nombrar algunas cosas que se pueden hacer.
No nos queda otra alternativa, que no sea verde e inteligente. Ha llegado la era digital de las cosas y de la vida, la digitalización es ahora el camino que debemos recorrer, si queremos una ciudad más humana, ayudar a conservar nuestro planeta y mejorar nuestra calidad de vida.
Finalmente recuerdo aquella serie animada llamada “Los Supersónicos”, por allá en los años 60, que era sin duda era una versión futurista de los “Picapiedras” y trasladaba esos años al año 2062 (100 años después), donde ya se resolvían problemas como el hacinamiento y congestionamiento vehicular de estos tiempos, con casas suspendidas en el aire y aeroautos. Si William Hanna y Joseph Barbera, pusieron en aquel entonces su mirada en el futuro, nosotros también lo podemos
hacer con voluntad política y compromiso, en el menor tiempo posible.

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Elizabeth Henríquez, de Alternativa 1: “Los barineses ya derrotamos al madurismo y lo haremos de nuevo”

Para Elizabeth Henríquez, coordinadora general del movimiento Alternativa 1 en el estado Barinas, el recién electo Consejo Legislativo debe instalarse de manera...

Arzobispo de Valencia invita a participar en celebración jubilar del centenario de Arquidiócesis y en el Sínodo

En 2018 se estableció un trienio de preparación en vista del centenario de la creación de la Diócesis hoy Arquidiócesis de Valencia...

Presentan cargos por terrorismo y asesinato contra autor de tiroteo en una escuela secundaria en Míchigan

Las autoridades del estado de Míchigan (EE.UU.) presentaron este miércoles cargos de asesinato y terrorismo, entre otros, contra el supuesto autor del tiroteo en...

Identifican en EE.UU. el primer caso de la variante ómicron del coronavirus

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. han identificado en el país el primer caso de la variante...