Siguen renuncias en partido Progreso con salida de Javier Nieves de la presidencia

Javier Nieves Brizuela anunció que renuncia al partido Progreso, organización que decidió no participar en la mesa de diálogo del gobernador del estado Carabobo, Rafael Lacava, a la cual acudieron representantes de esta agrupación  política.   

Nieves Brizuela, presidente  nacional de Progreso, fijó posición a través de un escrito con el nombre Declaración de Principios, con la cual se suma a la postura del coordinador nacional Santiago Rodríguez, quien la semana pasada tomó la decisión de retirarse del partido y del coordinador municipal de Valencia, Rafael Acosta.

El también escritor y sociólogo aclaró que cree en la negociación y el diálogo como las mejores herramientas políticas para el desempeño democrático, pero se opone a  participar en las mesas convocadas por el Gobierno.

A su juicio, la convocatoria a estas mesas han sido justamente las que han cerrado todas las vías políticas del ejercicio democrático,  y dinamitado las salidas legales y constitucionales que pudieran ayudar a fomentar la trágica crisis que sufren los venezolanos.

“Desde principio de 2019, había venido participando en dicha organización con el objeto de finiquitar la definitiva legalización de Progreso como partido nacional, ya que sólo existía como organización regional. Y había venido haciéndolo en calidad de su nuevo presidente, para lo cual además de Carabobo, venía desarrollando una agenda de reuniones con miembros de Progreso en los estados Aragua, Bolívar, Nueva Esparta y Táchira”.

“La situación de la que me acabo de enterar es total y absolutamente inaceptable, sobre todo cuando ocurre en momentos en los que habíamos decidido darle un giro  a esa organización para  acercarla a las posiciones programáticas de la doctrina liberal, la cual profeso, al tiempo que comprometíamos a muchos miembros de la misma, en otras regiones, con una conducta de enfrentamiento radical a todas las maniobras de distracción que el Gobierno ha  puesto en marcha para dilatar y retrasar el momento de recuperación de la confianza por parte de la sociedad venezolana y se reiniciaran las grandes movilizaciones por el fin de la tiranía y el regreso de la democracia”, refiere en su  renuncia.

Considera que se trata de  distracciones  y retrasos entre los cuales juegan un papel preponderante y nocivo las fulanas mesas de diálogo.

“Participar en esta farsa es hacerle el juego al objetivo  al Gobierno Nacional de ganar tiempo y oxígeno para apuntalar y afianzar su proyecto comunista de siempre”.

Además, planteó que la agenda ciudadana que exhibe esta mesa de diálogo no tiene ni la más mínima posibilidad de ser ni medianamente exitosa, por cuanto los problemas que ataca deben su existencia al modelo de economía y política impuesto por Cuba y aceptado por el PSUV desde la más alta esfera del Régimen.

“La oportunidad de Venezuela de ver resueltos todos estos problemas pasa necesariamente porque haya un cambio del modelo. Y ese cambio es algo imposible de llevar a cabo por quienes, precisamente, sabotean todas las posibles salidas porque su objetivo es mantener el poder político para poder mantener el modelo”.

También fustiga que el gobernador Lacava no pinta un comino para poder llevar a cabo ese cambio de modelo, por cuanto él mismo forma parte del vasallaje que sostiene al Gobierno Nacional.

“Participar, por tanto, de esa farsa es contribuir a llevar más ilusiones y desencantos a la masa enorme de venezolanos víctimas de este régimen y de su destrucción de la nación. Por todo lo antes expuesto, estoy haciendo llegar estas reflexiones a todas las personas que me conocen, dentro y fuera de mi país, Venezuela, sea que estén o no enterados de la relación de militancia que me unían al partido Progreso, para manifestarles mi inmediata e irrevocable decisión de separarme de dicha organización política”, destacó.

Anunció que está haciendo saber a todos los miembros del partido Progreso con los que se había reunido para la reorganización nacional del mismo.

Te puede interesar: