domingo, abril 11, 2021

Slide
Inicio Opinión Ser médico en Venezuela

Ser médico en Venezuela

(Por: Rubén Limas)

.-De acuerdo a un trabajo de Investigación realizado por el portal web Efecto Cocuyo,
Venezuela tiene una de las tasas de letalidad para trabajadores de la salud más altas de la región, a causa del Covid- 19. Esta tasa sería de 7,1%. Esta información debería ser publicada oficialmente en un boletín epidemiológico regularmente, pero eso en nuestro país no sucede.
Según algunos medios y registros no oficiales, en lo que va de pandemia han muerto más de 360 trabajadores del sector salud a causa de este virus. Esto, con base a un trabajo del diario La Prensa, de Lara.
Estas cifras son delicadas y serias. No se trata de un simple número, que engrosa una lista de estadística o un registro periodístico. Se trata nada menos que de más de 360 seres humanos que salieron de sus casas a salvar vidas y la muerte los encontró cumpliendo con el más sagrado de sus deberes.
Pero estas líneas no buscan señalar, ni reprochar, no solamente porque sería injusto, sino improductivo. Estas palabras lo que pretenden es hacer un llamado urgente y activo para exigir vacunación inmediata para todos los trabajadores de la salud. Especialmente aquellos que están en los centros de asistencia centinelas, de la red pública de hospitales; además de aquellos de las instituciones privadas.
Carabobo, por poner un ejemplo, vivió la más triste semana que en muchos años ha podido tener en su sector médico y de la salud en general. 6 colegas médicos, en tan solo días, partieron al encuentro con el Señor, a causa de este agresivo virus.
Es urgente hacer entender que aunque todos somos iguales ante la Ley; la profesión
médica es una actividad que está en el rango de una valoración estratégica y de altísima importancia. Una comunidad sin médicos, es una localidad enferma. El galeno; el hombre y mujer de ciencia está siempre a la vanguardia de la sociedad, precisamente porque la cuida y estudia diariamente para atenderla mejor.
Un médico es alguien que muchas veces deja su familia para salvar a miles de familias, es alguien que deja a sus hijos para que tus hijos estén sanos. Es alguien que de madrugada se levanta de la cama de su esposa/o para ir a atender una emergencia. Es alguien que desde el día de su graduación sabe que jamás puede tener su teléfono apagado. Se merecen vacunación inmediata. Porque además de tener el mérito, la población los necesita sanos y listos para seguir peleando.
El médico venezolano no solamente está expuesto riesgosamente a la Covid 19, sino que también es un padre y madre de familia que llega a su casa sin dinero; maltratado por un sistema en crisis, enfermo y sin vacuna. No es justo y no podemos permitirlo.
Por eso nos unimos al llamado no solamente del gremio médico, sino también al del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), que además de exigir vacunación para los que ejercen la labor informativa, han sido enfáticos y diáfanos en su pedido de vacunas para los trabajadores de la salud.

Esta vacuna no puede ser parte de una jugada política, ni un capricho de un grupo de poder que se hace llamar oposición. La vacuna debe llegar porque la necesitamos, y para eso debe haber un entendimiento más allá de los cálculos de la política. En esa mesa de acuerdo (la de la vacuna) no debe estar el animal político, sino el venezolano, humano que le duele su gente.
Sabemos por información de medios internacionales, que AstraZeneca no puede ser
nuestra mejor opción. Estudios en varios países europeos han demostrado los efectos
secundarios de esa vacuna, que van desde arritmias cardíacas hasta un riesgo real de
trombosis. Aunado a eso, dicha vacuna alcanza un nivel de eficacia solo del 76%. Por eso apostamos a aquellas vacunas que ya tienen aprobación internacional, que han cumplido con todas sus fases de prueba, pocos o casi ningún efecto adverso y buenos niveles eficacia.
En este orden de ideas, apoyamos el pedido de Fedecámaras de obtener los permisos para importar una cantidad considerable de vacunas para los trabajadores de sus agremiados.
Esto ayudaría muchísimo a alivianar la carga del sector público y sería otro cañón
apuntando y disparando contra el enemigo común.
Si logramos incorporar al sector privado en esta lucha, podremos sobrellevar mejor la pelea, pues sumaremos una voluntad importante, que a parte de tener disposición, tiene poder económico para ayudarnos.
En esta nueva realidad pandémica, el hombre de Estado, de partido y que hace vida activa en la lucha social civil, debe tener en cuenta que ningún principio ideológico está por encima del bienestar público. Que no hay absolutamente nada que no pueda, ni deba ser negociable mientras hayan vidas perdiéndose. Es la hora de ser responsables y pujar todos en una misma dirección. La Nación así lo exige.

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Carabobo reporta 81 casos de Covid-19 y aumentan los contagios en el país a 1.325 con 20 fallecidos

La Comisión Presidencial para la Prevención y Control del  COVID19, a través de la Vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, informa a...

Bolsonaro: Brasil no se va a convertir en una Venezuela

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, expresó este sábado que su nación afronta una “dictadura” por las medidas sanitarias contra la covid-19,...

Publicada lista de candidatos postulados a rectores del CNE

El Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional (AN) publicó este sábado a través del Twitter, una lista de los candidatos...

OMS evaluará uso de las vacunas chinas anticovid a finales de abril

Las principales vacunas chinas contra la COVID-19, elaboradas por los laboratorios Sinopharm y Sinovac, están en la fase final de evaluación y...