Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Reír es algo muy serio

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

Columna: Mejor Vivir

(Por: Arnaldo Rojas)

En estos tiempos de pandemia, además de las ya conocidas medidas de bioseguridad, es fundamental mantener fortalecido nuestro sistema inmunológico y una de las formas de hacerlo es cultivar el buen humor y sonreír.  Es fácil y no cuesta nada.

Científicamente se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el stress, las tensiones, la ansiedad, la depresión, ayuda a adelgazar,  evita el insomnio, los problemas cardiovasculares y respiratorios; en fin, cualquier enfermedad, porque estimula el sistema inmunológico. Además, nos aporta aceptación, comprensión, alegría, relajación, abre nuestros sentidos, ayuda a transformar nuestras pautas mentales, a superar prejuicios. En fin, la risa aumenta nuestra calidad de vida.

Los estudios médicos sobre la capacidad de reír para combatir todo tipo de enfermedades indican que, mientras reímos, liberamos una enorme cantidad de endorfinas, responsables, en gran parte, de la sensación de bienestar.

El buen humor, la risa y la sonrisa, son una medicina natural, gratuita, al alcance de todos, que nos produce un enorme beneficio  físico, al punto que se suele decir que la risa es el aerobics del alma, debido a que, cuando nos reímos de verdad y a carcajadas, ejercitamos todos los sistemas de nuestro cuerpo. Y lo mejor de todo es que no necesitamos sudar para reír.

Diversas investigaciones han comprobado que 20 minutos diarios de risa, disfrutando la experiencia, equivalen a 20 minutos de ejercicio físico. Durante un experimento se seleccionó a un grupo de 20 personas sanas, las cuales fueron expuestas a 20 minutos de proyección de películas y programas humorísticos. Al inicio y al final de esta sesión fueron medidos sus niveles de hormonas del estrés, presión arterial y colesterol en la sangre. Así se pudo constatar que la risa logró reducir de 120 a 110 la presión sanguínea sistólica. Además, la concentración de colesterol «malo» en la sangre se redujo significativamente. Estos beneficios estarían asociados a una reducción en los niveles de cortisol y adrenalina, hormonas responsables del estrés.

Además, gracias a la aceleración de la energía interna, con la risa se puede limpiar el sistema respiratorio en un momento, ya que con el ejercicio, las personas tienden a respirar profundo, lo mismo pasa durante una risa bien expresiva, lo que ayuda a descongestionar las vías respiratorias y mejora la inhalación y la absorción de oxígeno. Por ello no es de extrañar el sentirse agotado después de una noche llena de carcajadas.

En cuanto a los beneficios psicológicos, son innumerables porque nos ayuda a superar de la mejor manera los problemas que se nos presentan.

Reír nos hace sentir vivos y previene afecciones cardiovasculares, ya que una de las principales causas de ataque al corazón son el miedo y el enojo. Estar de buen humor es el camino más directo para conectarse con uno mismo y mejorar la relación con los demás. Ante una situación negativa, lo mejor es apelar al humor como herramienta para solucionar y superar cualquier adversidad. Todos debemos aprender a vivir con alegría, porque los pensamientos y sentimientos negativos se somatizan y derivan en enfermedades.

Cada uno de nosotros tiene que saborear el poder de su Ser. Bendecir y agradecer a Dios por habernos dado la vida y hacer original a cada quien. Porque cada ser humano es único. Tienes que quererte y aceptarte como eres para marchar por la vida en armonía. Siempre tener presente que, menos amargura significa mayor salud.

Te puede interesar:

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio