Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Pasado y presente de 1984

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

(Por: Arnaldo Rojas)

.-Se cumplen 75 años de la publicación de la novela “1984”  de George Orwell, una de las más famosas del siglo XX, y cuarenta del año elegido por el autor para situar la trama: 1984. Publicada por primera vez en Londres el 8 de junio de 1949, sus denuncias siguen vigentes en el escenario actual de la “postverdad», la desinformación, las fake news y las intrusiones electrónicas en la vida privada.

En tiempos de incertidumbre como los que vivimos, es recurrente aludir a las distopías del siglo XX: necesitamos modelos que nos ayuden a comprender nuestro presente. En el plano literario, son imprescindibles libros como Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, El Cero y el Infinito, de Arthur Koestler, Un mundo feliz, de Aldous Huxley, Ubik y La Penúltima Verdad de Philip K. Dick y, por supuesto,  1984, de Orwell, que 75 años después de su publicación mantiene plena vigencia.

La trama de esta novela ocurre en Oceanía, un país dominado por un gobierno totalitario que mantiene en constante vigilancia a sus ciudadanos e insiste en espiar sus pensamientos para mantener el orden. El mundo futurista de 1984 está dividido en tres superpotencias que viven en permanente estado de guerra: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental. 

Un dato interesante es que fue escrita entre 1947-1948, a punto de estallar la Segunda Guerra Mundial, 1984, el título de la novela, es un anagrama de 1948. 

Entre los presagios presentados por esta obra se cuentan: La Vigilancia Masiva a través de avanzados medios tecnológicos. 

Con el avance de la tecnología, especialmente en lo que respecta a la recopilación de datos personales a través de internet y dispositivos conectados, hay preocupaciones crecientes sobre la privacidad y el potencial abuso de poder por parte de entidades gubernamentales o corporativas. Este fenómeno se relaciona con el concepto de “doblepensar” que Orwell describe en su obra, donde la verdad es maleable y puede ser alterada para adaptarse a las necesidades del poder, lo cual es comparable a las formas actuales de vigilancia a graves de las redes sociales.

Precisamente, en este momento se libra un gran debate sobre las consecuencias negativas de la IA (Inteligencia Artificial): falta de transparencia, privacidad amenazada, manipulación de la información.

El concepto del Gran Hermano (Big Brother) es otro elemento premonitorio de la novela Es el líder de Oceanía, del partido gobernante y de todas las instituciones. Aunque se supone que es una persona real, su presencia puede ser asociada a un dios. Es el único ser al que se puede amar, porque todo tipo de relación (pareja, familia o amistad) está prohibida. Lo único permitido es la adoración al Gran Hermano. De esta manera, presenta la preocupación por el excesivo control gubernamental y la pérdida de autonomía personal. Situación que alimenta en la actualidad discusiones sobre hasta qué punto las libertades individuales pueden ser sacrificadas en aras de la seguridad o estabilidad social

Más allá de la vigencia (plausible o no) de 1984, lo que es incuestionable es el impacto de la novela en la literatura posterior a su publicación y el asombroso cumplimiento de sus premoniciones.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio