domingo, enero 17, 2021

Inicio Opinión NOCHE DE PAZ (STILLE NACHT)

NOCHE DE PAZ (STILLE NACHT)

(Por: Lionel Álvarez Ibarra)

“Noche de paz”, es un conocido villancico austríaco, compuesto por  Franz Xaver Gruber (1786-1863) y Joseph Mohr (1792-1848), que con el tiempo, se convirtió en la canción de Navidad más famosa y más cantada del mundo.

Su origen se remonta a los inicios del siglo XIX, cuando Europa aún no se había recuperado de la devastación producida por las guerras napoleónicas, y ocurrió el extraño fenómeno climatológico del año de 1816.  Las alteraciones del clima durante ese año tuvieron consecuencias desastrosas en el hemisferio norte, bajaron las temperaturas, se perdieron las cosechas, murió el ganado, y se produjo la peor hambruna del siglo. Quedó registrado en la historia como “el año sin verano”.

Las causas del desastre, uno de los peores de la historia moderna, eran desconocidas para la gente de la época, y muchos comenzaron a creer que se trataba del fin del mundo. Fue años después, cuando los científicos explicaron, que había sido consecuencia de la erupción del volcán Tambora, ocurrida el año anterior (1815) en el lejano archipiélago de la ahora Indonesia. Se trató  de la mayor erupción volcánica registrada a la fecha, que arrojó a la atmósfera millones de toneladas de polvo y cenizas, ocultando la luz solar por meses, y  dejando a media humanidad, atemorizada y en tinieblas.

En ese contexto, en medio de la guerra, el hambre, la pobreza y de escenas  apocalípticas, nace y crece Joseph Mohr, hijo ilegítimo de una pareja de Salzburgo. En una época, en que un niño bastardo era rechazado en las escuelas, pudo educarse gracias a la ayuda de un vicario que reconoció en él,  su talento y lo promovió. Apenas ordenado sacerdote, fue asignado a la iglesia de Santa María, en una  remota aldea alpina.  Estando allí, durante el nefasto año de 1816, el joven cura escribió un poema de seis estrofas, que posteriormente sería la letra del famoso villancico. Mohr expresa en algunos de sus versos  (no todos fueron incluidos en la versión final) el ideal de la unión de los pueblos. Es por ello que algunos historiadores, consideran a “Noche de paz”, mucho más que una canción de Navidad, porque en su texto manifiesta un profundo anhelo de paz, esperanza y consuelo, algo que tanto necesitaban en la Europa de entonces.

El padre Mohr fue trasladado posteriormente a la localidad de Oberndorf, cerca de Salzburgo. Allí conoce a Franz Xaver Gruber, maestro de escuela y organista. El día de Navidad, en medio de una nevada, Mohr caminó kilómetros para llegar a la casa de Gruber, llevando consigo  el poema que había escrito años antes. Le pidió que le pusiera música, y vacilante agregó: “Y si no es mucho pedir amigo, la necesito para hoy mismo”.  Gruber compuso la melodía de “Stille Nacht” en tan solo unas horas, y esa misma noche, los dos entonaron la canción,  por primera vez, en la misa de Navidad de 1818, en la iglesia de San Nicolás (Nikolauskirche) de  Oberndorf.

El villancico comenzó a entusiasmar en otras ciudades austríacas, para luego extenderse a otros países; fue impreso en numerosos cancioneros y los misioneros cristianos se encargaron después, de hacerlo llegar a todos los continentes.

El 24 de diciembre de 1914, en plena Primera Guerra Mundial, “Noche de Paz” fue el villancico que simultáneamente cantaban las tropas de ambos lados, unos en inglés, los otros en alemán, y que hizo que salieran los soldados de sus trincheras, se abrazaran y celebraran juntos la Navidad. Una tregua recordada por los historiadores como un  «milagro de hermandad»

Algo mágico debe tener esta canción que, por horas, logró la paz en un frente de batalla, y por más de 200 años se siga cantando en más de 300 idiomas y dialectos alrededor del mundo.

Dentro de pocos días, estaremos celebrando  la Navidad más extraña que nos ha tocado vivir.  En muchos casos, lejos de nuestros seres más queridos, pero probablemente, como nunca antes, más cerca de Dios. Anteriormente, en las “Navidades normales”, distraídos por las fiestas y regalos, muchos olvidábamos atender, el motivo principal de la celebración de la Navidad.

“Noche de paz” no nos va a transmitir alegría (¡en eso son mejores nuestros aguinaldos venezolanos!), pero sí nos puede dar el fondo musical más adecuado para arrullar al Niño Dios.  Y luego, sin despertarlo, apartar un momento para agradecer y celebrar su llegada, darle las gracias por fortalecernos y permitirnos superar esta difícil prueba, y orar por todos nuestros hermanos que no lo lograron, y partieron. Rogarle que nos reconforte y nos llene de salud, fe y esperanza para poder ser testigos de tiempos mejores.

Lionel Álvarez Ibarra
Diciembre 2020

Noche de paz, noche de amor / Todo duerme derredor / Entre los astros que esparcen su luz
Bella, anunciando al niño Jesús / Brilla la estrella de paz / Brilla la estrella de amor.

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Este sábado se dio inicio a la entrega de Bono «Simón Rodríguez» para el sector educación

Los educadores de Venezuela comenzaron a recibir este sábado 16 de enero el Bono «Simón Rodríguez», destinado a todos los educadores de...

Desarticulada banda los “Caucheros” de la parroquia Miguel Peña de Valencia

En la parroquia Miguel Peña de Valencia, fue desarticulada una banda de delincuentes denominada los “Caucheros”  que se dedicaban al hurto en...

Cicpc detuvo a falso abogado por el delito de Estafa

Funcionarios del Cicpc Delegación Municipal Valencia, logró  la aprehensión de un ciudadano identificado como YEAN CARLOS CORONA PERAZA (23), involucrado en el...

Actriz mexicana Leticia Calderón hospitalizada por causa del coronavirus

La actriz mexicana Leticia Calderón fue internada en un hospital luego de presentar síntomas graves al contraer coronavirus. Trascendió...