Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Madre María de San José: Se cumplen 29 años de su beatificación

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

El 7 de mayo del año 1995, el papa Juan Pablo II, decretó la beatificación de la Madre María de San José.

La iglesia y los feligreses recuerdan la ceremonia efectuada en la Plaza San Pedro de Roma, la cual se llenó de banderitas de Venezuela como un gesto de alegría al conocer tan importante noticia.

Con este decreto, Venezuela se llenó de júbilo porque fue la primera beata del país.

Tras ese nombramiento espiritual, para la gloria de Dios, la santidad venezolana sigue haciendo historia al sumar tres beatos más: Candelaria de San José, Madre Carmen Rendiles y el Dr. José Gregorio Hernández, por quien oraba diariamente la Madre María de San José, en privado y en comunidad, para que Dios le concediera el ser elevado al honor de los altares.

Una santa

La Madre María de San José, fue una mujer humilde que a lo largo de 92 años de su existencia estuvo al servicio de los pobres y los desvalidos.

 “Quiero ser santa, pero santa de verdad”, escribía en sus apuntes espirituales y a ello animaba constantemente a sus hijas Agustinas Recoletas: “¡Adelante y siempre adelante, amadas hijas! No olviden que esta tierra es para trabajar y el cielo para descansar y gozar eternamente; que las cosas por grandes que sean, son nada, en comparación de la eternidad feliz que nos espera; que el mundo, aunque mucho ofrezca, nada puede dar,» expresaban parte de sus apuntes espirituales.

Reseña biográfica 

Un 25 de abril de 1875 nació en Choroní, estado Aragua, Laura Evangelista Alvarado Cardozo, mejor conocida como la Madre María de San José, la primera Beata de Venezuela.

Fue una religiosa perteneciente a la Orden de Agustinos Recoletos.

Desde su infancia llevó una vida cristiana ejemplar.

A los cinco años de edad se trasladó con su familia a vivir en la ciudad de Maracay

A los 13 años, se consagró al Señor cuando en su Primera Comunión el 8 de diciembre de 1988, día de la Inmaculada Concepción de María Santísima, le hace su voto de virginidad. De aquí y hasta su muerte vivió sólo para él, en pobreza y humilde sencillez.

En 1892, a los 17 años, le impusieron el santo escapulario de la Virgen del Carmen. Luego en 1893, el sacerdote Justo Vicente López Aveledo fundó la Sociedad de las Hijas de María, y Laura pasa a formar parte de ella, renovando así sus primeros votos de virginidad perpetua, también un día 8 de diciembre.

De los 18 años en adelante, asesorada por su director espiritual el Pbro. López Acevedo, comenzó a dedicarse al servicio de los más pobres.

El mismo Pbro. en 1893, fundó el Hospital San José, el primero de Maracay, en beneficio de la clase desposeída y allí comenzó su labor.

Próxima a cumplir sus 24 años, Laura recibió del padre López la dirección y administración del hospital. Fundó igualmente el padre López la congregación religiosa de las Agustinas Recoletas en Venezuela entrando a formar parte de ella y a cuya cabeza ingresa Laura Evangelista en 1903 como Superiora de la comunidad, desde entonces se le llamó Madre María de San José.

Muchas fueron las obras hechas por esta congregación en el país, dirigidas por la Madre María de San José, desde orfelinatos hasta asilos de mendigos, casas maternas, hospitales, escuelas, albergues, hospitales, antituberculosos, leprocomios, escuelas nocturnas para domésticas y otras.

Después de una fructífera vida de sacrificio, caridad y ferviente amor por Jesús Eucaristía, muere santamente la Madre María en Maracay el 2 de abril de 1967, a los 92 años de edad.

Fue enterrada en la Capilla de las Hermanas Agustinas del Hogar «Inmaculada Concepción» de Maracay donde transcurrió la mayor parte de su vida.

Proceso de beatificación 

El proceso de su Beatificación comenzó en 1978.

En 1982, ocurre la curación de la hermana Teresa Silva inválida por penosa enfermedad a quien la Madre le había profetizado su curación años antes. Este milagro, obtenido de la misma Madre, fue aprobado por decreto papal de Juan Pablo II en 1993. En 1994, es trasladado su cuerpo intacto al sarcófago de cristal para la veneración de sus hijas espirituales y fieles.

Como requisito para la Beatificación, se exhumaron los restos mortales de la Venerable María de San José, el 19 de enero de 1994, hallándose su cuerpo intacto.

El día 7 de mayo de 1995 se realizó la ceremonia de su Beatificación.

 Los venezolanos oran por su pronta Canonización.

Desde 1967 numerosas personas visitan diariamente el santuario de nuestra Madre María, en Maracay (frente al Asilo Inmaculada Concepción) en actitud de súplicas o de acción de gracias por continuos favores recibidos. EDG Con información de las  Hermanas Agustinianas Recolecta

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio