Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Las madres venezolanas se han convertido en unas «guerreras» para levantar a sus hijos

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

(Fanny Gútiérrez).- El día de las madres sigue representando una fecha muy especial para los venezolanos, la familia se reúne, almuerza, celebra, disfruta y comparte con el ser que le dio la vida; para otras, se ha convertido en un desafío criar a sus hijos solas, pero siguen adelante con fortaleza y coraje, no hay proeza que ellas no puedan lograr, la naturaleza les regaló una poderío enigmático que son capaces de hacer varias tareas al mismo tiempo y la cumplen.

Las madres venezolanas acompañan a sus hijos en todas las áreas de su vida, ellas está allí pendientes de su ropa, de sus tareas, de sus comidas, de sus ratos de diversiones, de sus peleas, de sus novias y parejas, en todo ellas, la madre juega un papel muy especial, tienen un consejo para cada uno de sus hijos y se desvelan sin importar cuan creciditos están, para ellas sus hijos siempre serán sus niños.

Las madres se han ganado la corona del cielo, esa corona de gloria como la recibió Jesús de Nazaret, quien cumplió su misión, y las madres siguen ese camino demostrando amor por sus hijos, algunas sufren miedo y temores, pero nunca se separan de ellos, se muestran victoriosas en cada reto, conquistan almas y corazones y logran reunir a toda la familia en un solo día.

La misión de madres es muy valiosa, asumen su rol como unas “líderes”, les muestran el camino y compromiso de vida a sus hijos, y aquellas que no han podido cumplir su rol por cualquier circunstancia, o las que ya fallecieron, serán siempre recordadas por el fruto que dieron.

Testimonios de mujeres comprometidas con sus hijos

En ese papel fundamental de madre encontramos a la señora Haydeé Díaz Zambrano, de oficio estilista y ama de casa, pese a su ocupación por años, levantó a sus tres hijos y los encaminó hasta convertirlos en hombres y mujeres de bien, entre ellos a su hija Ingrid Zambrano, quien también cumple el rol de madre y se desempeña en una empresa privada como coordinadora de almacén, se siente agradecida con la vida por haberle otorgado la oportunidad de concebir a su hijo Andrés Chirinos, y convertirse en esa mujer anegada por darle la mejor crianza y estudios a su pupilo.

Nancy Pérez, es profesional de la enfermería, por años atendió tantos casos de niños hospitalizados, que les brindo el cariño de madre, y ese papel lo  alternó con sus dos hijos, Henry y Alejandra, y ahora Nancy, quien esta jubilada  disfruta de sus cuatro nietos, Santiago, Jeremías y Nicol Solano, además de David Pérez, a quien acompaña a los entrenamiento de fútbol, disfruta del crecimiento de cada uno, los adora y los consciente, tomando en cuenta que los padres tienen la tarea de formarlos y los abuelos disfrutan de su compañía, travesuras y ocurrencias.

Por su parte, Ana Avendaño, madre de la licenciada en comunicación social María de los Ángeles Avendaño, agradece al creador por permitirle disfrutar de sus hijas y sus dos nietas, la más pequeña Maia Azuaje, con quien comparte más horas, le saca sonrisas hasta en los días menos favorables. Asimismo destaca que sus hijas son el reflejo de esas mujeres trabajadoras, emprendedoras, carismáticas y divertidas, “cada una tiene un  don especial, cada una  se esfuerza en la medida de sus posibilidades para demostrar que la familia vale oro, respeto y confianza”.

Ana Avendaño, María de Los Ángeles Avendaño, Nancy Pérez,  Haydeé Díaz Zambrano e Ingrid Zambrano, comparten la misma devoción por sus hijos, ellas son un regalo y una bendición de Dios, y sus hijos seguramente agradecen todo el apoyo, fuerza y coraje que hasta los momentos le han transmitido.

Fotos: Cortesía

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio