Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

La columna de Alexis López

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

El fiscal general de la República, Tarek William Saab, colocó ante la opinión pública un debate bien interesante referente a las sanciones públicas y judiciales para los ancianos y menores de edad que se convierten en asesinos y pedófilos, a los cuales algunos personajes, sin importar el dolor ajeno, han querido defender. Tarek no sólo abre públicamente un debate que estaba pendiente, sino que, en sintonía con el malestar del colectivo nacional que ha observado con indignación por la prensa los hechos abominables cometidos por este tipo de sujetos estos últimos días. Acusa por la calle del medio a los “odiadores de oficio” de defender sus criminales rostros y de intentar obstaculizar la responsabilidad penal que sus crímines les acarrean, los cuales, de acuerdo a los resultados de las investigaciones, fueron cometidos con premeditación y alevosía.

El monstruo de Yagua, por ejemplo, tiene 14 años y ya violó y asesinó a una niña de 5 años para luego lanzarla a un pozo séptico, lo que significó su debut en el mundo delincuencial, pero, a pesar de la gravedad del hecho, puede salir en libertad en un tiempo no muy largo por ser menor de edad, caso parecido al del otro menor de edad, también en Carabobo, que estuvo a punto de violar a una niña de 8 años, pero sólo alcanzó a sacarse sus partes íntimas, porque fue avistado por unas personas que lo detuvieron y lo pusieron a la orden de las autoridades.

Otros casos que fueron muy sonados también la semana pasada fueron el del “abuelito” que desde el año 2020 violaba a sus 6 nietas, todas menores de edad, en el municipio Petare de Caracas, contagiando algunas de ellas incluso con una enfermedad de transmisión sexual y el del septuagenario de Portuguesa que se grabó teniendo relaciones sexuales con una menor de edad dentro de un hotel,  para los cuales algunos “defensores” de los derechos humanos están pidiendo “consideración” por su edad.

De manera que el debate entre quienes proponen castraciones químicas y penas de muerte, los defensores de los derechos humanos de los menores de edad y los ancianos que se convierten en asesinos y pedófilos, y los que piden la pena máxima para ellos sin que se les haga ningún tipo de daño físico, seguro dará mucho de que hablar en los próximos tiempos. Bienvenido el debate, es necesario en el marco de la tolerancia y el respeto a las ideas.

No hay peor ciego que el que no quiere ver y no hay peor analfabeta que el que no quiere leer. Lo digo por la arremetida sin sentido que hicieron algunos sectores radicales de la oposición contra la firma Datanálisis por publicar su más reciente estudio de opinión correspondiente a octubre 2022 donde a la pregunta: Si las elecciones fueran hoy, ¿Quién cree usted que ganaría? el 59% de los entrevistados contestó que Nicolás Maduro. Y digo sin sentido, porque la encuesta no es una valoración de aceptación, sino que va orientada básicamente hacia una apreciación, un punto de vista, y su resultado refleja más que todo la falta de aceptación que tienen los dirigentes opositores en la población electoral venezolana que ve prácticamente nulas las posibilidades de que alguno de ellos pueda competir con altura y mucho menos, vencer a un Nicolás Maduro cada vez más fortalecido políticamente en una eventual elección presidencial.

Para seguir complicando más las cosas en las filas de las oposiciones venezolanas y para sorpresa de Henrique Capriles y su ala dentro del partido Primero Justicia (PJ,) Juan Pablo Guanipa, anunció también sus aspiraciones de ser candidato presidencial, por lo que ahora, en una clara demostración de incoherencia y de contradicciones internas, PJ no sólo tendrá uno, sino dos precandidatos presidenciales que se medirán en las primarias, si es que éstas llegaran a realizarse. Aunque ya era un secreto a gritos que las cosas no andaban bien dentro del partido aurinegro desde hace bastante tiempo, se termina de confirmar que Guanipa no está dispuesto a dejarle el camino libre Capriles, a quien señala de ser el responsable de su tragedia política al obligarlo a renunciar a su curul como gobernador electo del estado Zulia.

Capriles fue quien convenció, o mejor dicho, obligó a Guanipa a no juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente para intentar frenar de esa manera el nacimiento de un nuevo liderazgo dentro de Primero Justicia que fuera capaz de competir contra él en una eventual competencia interna por la candidatura presidencial opositora, lo que significó para el ex gobernador del estado Miranda, en su momento, una victoria interna que ahora termina de dividir más su partido, porque cuando más seguro y tranquilo estaba de ser el candidato único de su organización se le aparece el fantasma de las navidades pasadas.

El arroz con mango opositor queda ahora de la siguiente manera: Guanipa está claro que sobre Henrique Capriles pesa una inhabilitación política para ejercer cargos públicos, por lo que aprovecha la oportunidad para lanzar su candidatura por el partido Primero Justicia, (PJ), con un inobjetable argumento. No le importa ganar o perder las primarias, sino consumar su venganza. Delsa Solorzano anunció que participará en las primarias opositoras siempre y cuando haya “una segunda vuelta” y María Corina Machado, dice que participará, pero si gana, las elecciones presidenciales del 2024 tienen que realizarse sin el CNE y sin la participación de la Fuerza Armada Bolivariana (¿?).

En el caso de Voluntad Popular existe una directiva paralela que aspira postular a Juan Guaidó y al prófugo de la justicia venezolana, Leopoldo López, pero ninguno de los dos puede actuar en nombre de los naranja,

 porque eso enredaría más las cosas, ya que el actual coordinador nacional del partido Voluntad Popular es José Gregorio Noriega, a quien en julio del 2020 el TSJ le otorgó una medida cautelar de tutela constitucional del partido y que seguro también propondrá, en nombre de su organización, un pre candidato presidencial para que participe en las primarias o en nombre propio.

A todo esto hay que sumarle el resto de los obstáculos que le toca enfrentar a la oposición venezolana en el próximo escenario electoral, si es que llegan a ponerse de acuerdo en una candidatura única, como los “números bajos” de reconocimiento que tiene su dirigencia tras años de expectativas de cambio político frustradas y los escándalos de corrupción que envuelven al “presidente interino” Juan Guaidó y a todo su entorno, quienes pública y notoriamente, viven una vida de millonarios a costa del desfalco de las empresas públicas del Estado, cuyos recursos retenidos en el exterior pueden manejar a su antojo.

Ya olvidada quedó la tan tarareada consigna aquella del “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” con la cual lograron engañar a muchos incautos para hacerse de grandes recursos económicos y el costo que implica adelantarse a lanzar candidaturas presidenciales luego de tantos años hablando de no reconocer al presidente, Maduro ni a las instituciones venezolanas le hacen a los opositores bien difícil el camino a la silla presidencial.

aralopri@gmail.com Estoy como @aralopri en todas las redes

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio