La Casa de Papel 4 viene a salvar el aburrimiento de la #cuarentena

Un puñado de personas que sin rumbo en sus vidas son reclutadas por un hombre al que le confían todo, hasta su vida. El Profesor es el líder de una banda que ejecuta un robo. Pero La Casa de Papel nos acerca también a un grupo de desahuciados que no esperan casi nada del mundo que conocen. Están jugados y no tienen mucho que perder, pero tampoco son los absolutamente relegados de la sociedad.

Pueden ser vos o cualquiera de nosotros que, en un momento determinado, no sabemos para dónde ir y se nos aparece antes nuestros ojos la posibilidad cierta de dar el batacazo: eso si, cometiendo un delito. Ellos, que vienen de historias diferentes pero con dificultades, dicen que sí y deciden arriesgar mucho -en algunas oportunidades hasta su vida- pero en este salto pueden encontrar aquello que parece lejano: una vida llena de lujos y dinero para sobrevivir.

La Casa de Papel no es solamente una historia que relata un robo. Es una serie que habla de riesgos, de oportunidades, y de la ausencia de ellas. Nos invita a reflexionar en quién decidimos confiar y a quién entregarle las llaves de nuestro destino.

Así llegaron todos los atracadores hasta aquí, donde no hay un punto de retorno. Lo hecho, hecho está. Y ahora solo se espera salir lo menos averiado posible de este nuevo robo.

Comienza la guerra

Un cerebro detrás de todo este robo en la piel de El Profesor (Álvaro Morte) ponía a estos ladrones en el centro de la escena mientras él, desde un lugar remoto, ideaba y resolvía todos los imprevistos que iban surgiendo. Nada se le escapaba a este hombre introvertido, correcto, que manejaba a la perfección sus emociones. Ningún impulso desde el exterior podía modificar su esquema preestablecido. Pero como a todo Napoleón le llega su Waterloo, en esta cuarta temporada lo veremos tropezarse con muchos imprevistos que, contaminados por su historia de amor, lo pueden hacer caer en errores que antes parecían imposibles.

Así fue como llegamos a esta cuarta temporada, con sus nuevos 8 episodios. La anterior entrega nos había dejado a Nairobi (Alba Flores) al borde de la muerte, a Lisboa atrapada por la policía (de la que ella formaba parte), a la amenaza latente dentro del Banco de España con el jefe de seguridad, Gandía (José Manuel Poga), y a Palermo (Rodrigo de la Serna) al mando de un grupo con el que comenzó a tener diferencias. Muchos cabos sueltos quedaron en los últimos episodios de la tercera parte. El destino de ciertos personajes y la resolución del nuevo atraco son algunos de ellos.

Una de las claves de esta temporada es esperar cómo El Profesor podrá resolver con éxito este robo, que cuenta con Nairobi herida y con la sensación de haber perdido a su amor, la ex agente Raquel Murillo, ahora Lisboa.

Si la incorporación de Palermo había sido una de las mejores decisiones en la temporada anterior, en esta se reafirma. Su carácter explosivo, verborrágico y sus determinaciones, que parecen ser tomadas a las apuradas, forman parte nuevamente del éxito de su personaje en estos nuevos episodios. Una decisión de Palermo genera un giro argumental en la serie que tendrá como protagonista al jefe de seguridad del banco, que se asomó de a poco como alguien amenazante y ahora se convierte alguien siniestro. ¿Tiene Palermo en su mente un plan paralelo al del Profesor? Y de ser así, ¿va a conducir al éxito de la misión? Estas son algunas de las aristas que deberán resolverse.

Via Teleshow

error: Contenido Protegido !!