viernes, octubre 30, 2020

Inicio Deportes Judoka venezolana Anriquelis Barrios busca cupo a Tokio2020

Judoka venezolana Anriquelis Barrios busca cupo a Tokio2020

(Carlos Rojas Esser – NDP) La vida de Anriquelis Barrios no podía no estar relacionada con el judo.

Su padre tiene un dojo en Venezuela, y su madre practicó ese deporte. Ahí se conocieron. El amor por el judo les hizo enamorarse a ellos. Y es un amor que traspasaron a su hija.

“Mi papá es mi entrenador desde pequeña. Realmente a mí no es que me gustara el judo, sino que el mundo que me rodea es del judo. Mi mamá hizo judo, mi papá es entrenador y tiene un dojo en Venezuela… Todas las personas que estaban a mi alrededor hacían judo. Imagínate. ¿Qué podía hacer yo? Mi tía y mi tío se conocieron en el judo, mis vecinos también… ¡Todos estaban casados por el judo! Entonces yo empecé por eso, pero me empezó a gustar poco a poco, más que todo en mi adolescencia, no es que me gustara de niña. No me quedaba otra opción”, dice riendo, en una entrevista exclusiva para Tokio 2020.

Pero finalmente cayó en ese amor por este deporte.

Sendero del Guerrero

Ahora lo que busca es poder estar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Para lograrlo, hace año y medio hizo las maletas y viajó de Venezuela a Japón, donde vive desde entonces.

Logró una beca para entrenar allá, gracias a un convenio con la Federación Internacional, la Federación japonesa, el Comité Olímpico Venezolano, el Comité Olímpico Japonés y la Federación Venezolana de Judo.

“La presidenta de la Federación, Katiuska Santaella, ha sido súper importante en mi vida. Ella trabaja en la Federación Internacional, y esa ha sido una conexión. Hicieron el convenio y por eso yo estoy aquí. Gracias a ella. Además, en el judo venezolano ha hecho un trabajo excelente”, remarca Barrios.

En principio, esta beca acababa en agosto, tras los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Pero entonces llegó la pandemia, el parón, el cambio de planes.

Su beca fue renovada por otro año más, y ahora lleva cerca de nueve meses sin poder salir de Japón, un país al que le costó adaptarse.

“Es un cambio súper radical. Llevo más de un año, y lo iba llevando bien porque estaba un mes aquí y me iba a competencias. Yo no aguantaba más de un mes aquí. Y ahora llevo nueve. Pensaba que no podría, pero me he adaptado súper bien”, cuenta la judoca.

Esta situación también cambió su plan de entrenamientos, e hizo que el boleto Olímpico todavía no esté en sus manos.

“Fue difícil porque yo ya estaba en la clasificación, dentro de los 18. No estaba en mi cien por cien, pero sí llegando. Y de repente bajar de golpe fue demasiado difícil. Pero lo llevé con una mentalidad positiva y eso es lo que me ha ayudado”, expresa.

En la Isla del Sol Naciente

Todos estos sueños con Tokio 2020 habrían sido más complicados sin la ayuda de otra estrella del deporte venezolano: el exjugador de béisbol Álex Ramírez ‘Ramichan’.

Ramírez llegó a Japón en 2001 para jugar en el Yakult Swallows, donde militó hasta 2007. Con este equipo consiguió una Serie de Japón. Tras esta experiencia, pasó a formar parte de los Yomiuri Giants, conjunto en el que ganó su segunda Serie y con el que logró dos MVP. Se retiró finalmente en el DeNA Baystars, club del que después fue su mánager.

Con esta carrera, se labró la posición de leyenda en el deporte japonés y nunca ha abandonado el país nipón.

Y así, conoció a Anriquelis Barrios a los inicios de la judoca venezolana en Japón.

“Él es una leyenda aquí en el béisbol y para mí ha sido fundamental aquí. Me ha explicado mucho sobre la cultura de aquí, cosas que yo no sabía. En este país la cultura es complicada. Yo no hablo el idioma todavía. Lo entiendo, pero no puedo conversar. Es súper bueno que otro venezolano te enseñe cosas. Él ha sido clave aquí y es amiguísimo, tanto mío como de mi familia”, reconoce Barrios.

Y así, apadrinada por otra leyenda del deporte de Venezuela y de Japón, Barrios busca repetir sus pasos en otro deporte.

En uno aún todavía más arraigado a la cultura nipona. Barrios tiene ante sí el reto de clasificar y ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en el Nippon Budokan, el hogar espiritual y donde nació el judo, poner en lo más alto a Venezuela, precisamente en el país en el que vive y en el que ha aprendido aún a ser más fuerte. Y todo esto, en unos Juegos que ella misma espera que sean de otro planeta.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

En Nicaragua condenarán a 10 años de prisión a quienes publiquen noticias falsas

El Parlamento de Nicaragua aprobó una ley contra los ciberdelitos con penas de hasta diez años de prisión.

Fratelli Tutti: Una nueva educación para una nueva humanidad. III Parte

Columna: Violencia, Cultura y Religión (Por: Pbro. Luis Eduardo Martínez Bastardo) Lmartinezbastardo@yahoo.com

Diputado Dávila exigió respeto a alcaldesa de Bogotá

El diputado y miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Williams Dávila Barrios*, deploró categóricamente -este viernes- las...

¡Lamentable! Dos ancianos fallecieron por desnutrición dentro de su apartamento

Bomberos del Distrito Capital encontraron dos cuerpos en estado de descomposición de dos abuelitos que son hermanos, quien según el informe médico...