viernes, mayo 7, 2021

Slide
Inicio Opinión Inglés latino

Inglés latino

(Por: Lionel Álvarez Ibarra)

Había entregado mi tarea de inglés; una composición en donde narraba las dificultades que había tenido con la calefacción de mi habitación. Me sorprendió que la profesora hubiese tachado la palabra “calefaction”, cada vez que la mencioné. Con diccionario en mano, fui a demostrarle, que la palabra era correcta. Muy amablemente me dijo que tenía razón, que ciertamente la palabra aparece en algunos diccionarios, pero no era la usada en el inglés coloquial. Me explicó que, un  estadounidense, o un británico, nunca dirían “calefaction”, siempre usarían la palabra “heating”. Continuó hablando con entusiasmo, sobre la historia del inglés y la existencia de palabras de origen latino y germánico.

Su explicación fue tan apasionada, que me despertó el interés por conocer más sobre el tema.  Cuando visitaba monumentos y edificaciones antiguas en Inglaterra, pensaba en las civilizaciones que estaban detrás de ellas y el aporte que pudieron haberle dado al inglés. En aquel momento era difícil recopilar información, pero ahora, con las facilidades que da la Internet, encontré suficientes piezas para armar este resumen.

Cuando los romanos invadieron Britania -como ellos llamaban a las Islas Británicas- ya estaban establecidos en esos territorios los celtas, quienes habían llegado hacia el siglo V a. C., procedentes del continente europeo. Los romanos se quedaron 400 años, y era de suponer, que habrían dejado un aporte importante de la lengua latina, sin embargo no fue así. Aseguran los historiadores, que su presencia fue más administrativa y comercial, no impusieron el latín como idioma, y los celtas  continuaron usando su propia lengua.

Luego de la caída del imperio romano, a mediados del siglo V, comenzaron a llegar las  invasiones de pueblos germánicos -los anglos, los jutos y los sajones- que provenían del norte de Europa, concretamente de lo que hoy es Alemania y Dinamarca. Estos nuevos invasores sí expulsaron a los celtas, los hicieron retirarse hacia el norte, e implantaron sus dialectos tribales. Este periodo concluyó con una supremacía absoluta de los anglosajones.

La otra invasión fue la de los normandos -literalmente “hombres del norte”- conquistadores vikingos de origen escandinavo. Ocuparon primero el noroeste de la actual Francia, y por ello la región todavía se le conoce como Normandía. Allí estuvieron por dos siglos, adoptaron como lengua el francés antiguo, la cual los acompañó cuando invadieron a Inglaterra en el siglo XI.  El líder de la invasión, Guillermo el Conquistador, se convirtió en el primer rey normando de Inglaterra. Otro célebre rey, de ese periodo, fue Ricardo Corazón de León, llamado en francés Richard, Coeur de Lion  ¡Reyes de Inglaterra que no hablaban inglés!

Los normandos dominaron el reino por más de 300 años, y establecieron el francés como idioma oficial.  Se hablaba en las cortes y tribunales, lo que indudablemente influyó en el vocabulario y la sintaxis del inglés. Sin embargo, el francés nunca penetró hacia los niveles bajos de la sociedad, no se hizo popular, y los ingleses nunca se convirtieron en un pueblo franco-parlante. Para el siglo XIV, los normandos habían borrado hasta 85% de las palabras anglosajonas del léxico inglés, quedando tan solo unos 4500 vocablos.

Los normandos tenían una arquitectura avanzada. Todos los castillos -alrededor de 500- que hoy  embellecen los paisajes británicos, son normandos. En cambio, la arquitectura anglosajona era elemental y rudimentaria. Resulta entonces paradójico, que la cultura que no dejó herencia arquitectónica, haya sido la que aportó aquellos 4500 vocablos, base a partir de la cual, revivió, floreció y creció el inglés como idioma.

La influencia del latín se reforzó con la conversión de los anglosajones al cristianismo, con la consiguiente llegada de religiosos que hablaban y escribían en latín, pero que siempre se mantuvo como lengua escrita, sin difusión oral.

En el inglés moderno, son las palabras de origen anglosajón las que prevalecen, las que se usan en el hablar cotidiano. Las de origen latino y las derivadas del francés, son más refinadas, más formales. Se podrían conseguir quizás en escritos de intelectuales o literarios, pero poco frecuente, en el lenguaje coloquial.

Son innumerables las palabras de origen anglosajón que tienen su equivalente latino. Algunos ejemplos serían: wish / desire (deseo); start / commence (comenzar); freedom / liberty (libertad); clever / intelligent (inteligente); at once / immediately (inmediatamente); often / frequently (frecuentemente)…

Cada vez que oigo o leo a alguien utilizando mayormente, palabras de origen latino, recuerdo y agradezco a  la profesora que me corrigió aquel “latinazo” de “calefaction”.

Lionel Álvarez Ibarra
Abril  2021

Te puede interesar:

Artículo anteriorIdentidad 2.0
Artículo siguienteLa educación del “hombre nuevo”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Fcjyp inició Curso Introductorio para aspirantes a las carreras

El decano de la Facultad de Ciencias  Jurídicas y Políticas, Fcjyp, de la Universidad de Carabobo, David Rutman, anunció que se abrió...

Nueva York planea ofrecer vacunas a turistas en atracciones locales

Nueva York planea ofrecer tan pronto como este fin de semana vacunas de una sola dosis de Johnson...

Cientos de colombianos protestan frente al Parlamento Europeo

Cientos de colombianos se congregaron este jueves en la Plaza de Luxemburgo de Bruselas, frente a la puerta del Parlamento Europeo; para...

EEUU mantendrá presiones para generar cambios en CNE

La subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU), Julie Chung, informó...