Arturo Uslar Pietri miembro de una generación que supo poner en alto el valor de la ciudadanía

En el día del natalicio, 16 de mayo, el célebre escritor y político venezolano Arturo Uslar Pietri debe ser recordado por su hondo sentido de la responsabilidad histórica y ciudadana.

En esta etapa en la que Venezuela se resiente ante la falta de valores morales como el respeto y la consideración, viene bien volver la mirada hacia los hombres de conocimiento como Uslar Pietri a quien la historia le recuerda por haber sido miembro de la “generación del 28”, grupo que trabajó en beneficio de la democracia.

Nació en Caracas el 16 de mayo de 1906. Fue tres veces ministro, de Educación, (1939-1941); de Hacienda, (1943) y de Relaciones Interiores (1945). Ocupó la Secretaría de la Presidencia de la República (1941-1943) en el mandato de Isaías Medina Angarita.

Como representante del pueblo, fue electo diputado a la Asamblea Legislativa en 1944 y senador en el Congreso Nacional por el Distrito Federal (1958).

Como líder político presentó su candidatura a la presidencia de la República en 1963, con el lema “Arturo es el hombre“. Obtuvo 16,1 por ciento de la votación nacional, porcentaje importante en un régimen electoral como el venezolano, de mayoría simple en única vuelta de escrutinio.

Amigo de los escritores Fernando Paz Castillo y Miguel Otero Silva, juntos fundaron en 1928 la revista Válvula, en cuyas páginas encontró Venezuela un eco de las vanguardias europeas.

Ese mismo año, Uslar recogió sus primeros cuentos en Barrabas y otros relatos. En París descubrió que otros latinoamericanos comenzaban a forjar novedosas herramientas literarias para abarcar con ellas la singularidad histórica y cultural de sus orígenes.

El guatemalteco, Miguel Ángel Asturias y el cubano, Alejo Carpentier con quienes se reunía y conversaba, fueron influencias determinantes, y, juntos acabarían siendo los precursores del «realismo mágico».

Al que se abocaría la siguiente generación, en el «boom» de los años 60, y que culminaría en realizaciones tan emblemáticas como  Cien años de Soledad, del Premio Nobel de Literatura colombiano, Gabriel García Márquez, (1967).

Como todo hombre de letras, Uslar Pietri fue abogado, periodista, diplomático, dramaturgo, ensayista, y poeta. Miembro de la Academia Venezolana de la Lengua y de la Academia Nacional de la Historia.

Recibió la Gran Cruz de la Legión de Honor, la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, la Orden Mexicana del Águila Azteca, la Orden de Boyacá, la Orden del Libertador.

Premio Internacional Alfonso Reyes, Premio Nacional de Literatura de Venezuela, Premio Rómulo Gallegos, Orden del Cóndor de los Andes, Premio María Moors Cabot, Premio Princesa de Asturias de las Letras.

Todo un ejemplo de histórica trascendencia.