Hora Cero en #Venezuela ¿qué significa y como se hace efectiva?

Hora Cero

Este domingo 16 de julio se materializó el Plebiscito que dos semanas antes la Mesa de las Unidad Democrática (MUD) anunció para consultar a los venezolanos si apoya o rechaza del proceso de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), además de hacer un llamado a las Fuerza Armada Nacional y exigir elecciones generales.

Varios dirigentes de la facción disidente al Gobierno han asegurado que una vez se finalice este proceso se iniciará la “Hora Cero”. El término, concepto de conocimiento popular, tiene varias significaciones fuera del contexto político.

El Singnificado

Presuntamente proveniente del término alemán Stunde Null, que implica el inicio de una operación o evento militar, haciendo referencia al 8 de mayo de 1945 a la media noche, marcando el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Otra de las definiciones  de la frase es el momento preciso donde comienza un suceso que, sin saberlo, será plasmado en la historia escrita o contada.

El politólogo Luis Salamanca explica que nacional e internacionalmente la expresión tiene una significación muy amplia. Por ejemplo, en materia sindical la “Hora Cero” es el momento en el que se llama a huelgas generales con el objetivo de lograr un cambio deseado. En todo caso, asegura Salamanca “representa un punto de inflexión y no retorno en el cual se iniciará un proceso definitivo muy importante”.

MUD

En el contexto de la MUD, hay varias posibilidades según sondea el analista político. Una de ellas es la estrategia de dar un impulso a la protesta que poco a poco ha sumado costos y que de alguna manera han diezmado la asistencia a las convocatorias de la Unidad. “Hay un movimiento que está en contra de todo lo que afecta al venezolano pero no todos salen porque hay costos”, aseguró.

Salamanca asegura que estas acciones podrían estar buscando la creación de un clima en que “parezca inminente un cambio, con la intención de producir movimientos del régimen”.

Ante una situación en que los cambios predecibles no están definidos y unas elecciones no están definidas, se plantea la idea de que esto es inminente. “En vista del cierre de las vías democráticas, jugar a la carta de la implosión interna del Gobierno” asevera.

Por otra parte, el politólogo considera un error llamar plebiscito al proceso, ya que esta figura no se encuentra dentro de la Constitución, y explica que no es un proceso vinculante porque no existe una fuerza coactiva que imponga su validez.

 

con información de Tal Cual 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido !!