Gerontofobia, otro virus muy peligroso

Columna: Mejor Vivir

(Por : Arnaldo Rojas)

.-*Una tendencia social muy preocupante, que se está acentuando con la pandemia, es que hay una dinámica entre la gerascofobia, el miedo a envejecer, y la gerontofobia, que es el desprecio irracional a los viejos.

La sociedad de consumo desplaza por inercia a los que no consumen. Y los adultos mayores forman parte de este grupo marginado que, contradictoriamente, va creciendo en relación a otras franjas etarias, de acuerdo a datos estadísticos.

Antes había una identificación positiva con algún viejo. Eran vistos con respeto y admiración. Actualmente es todo lo contrario. Ese miedo a envejecer, hace que rompa el espejo que adelanta lo que seremos en los años otoñales.

“La sociedad cada vez es más gerontofóbica, y, a su vez, patológicamente nos convertimos en Dorian Gray, queremos ser siempre ahora”, alerta la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Personas Adultas Mayores (FIAPAM).en una nota publicada en su página web. Esto se ve robustecido por el paradigma social imperante, según el cual solo los jóvenes son exitosos. Este fenómeno se reproduce en las políticas públicas, ya que ni en sus planes,  ni en su implementación,  la vejez no figura como prioridad.

“Todo lo que no es productivo, todo lo que no produzca utilidades, no cuenta, no tiene cabida en este esquema social deshumanizado. La globalización concibe en sus entrañas un desprecio a lo que no es productivo ni objeto de consumo”, agrega la FIAPAM en su declaración e incluso observa que esto alcanza ya a las personas de 40 años en adelante.

La “invisibilidad de la vejez” y el temor a verse viejos se ha instalado en nuestra sociedad. Cuando uno es niño, piensa ser bombero, médico o artista. Pero a un joven no se le cruza por la cabeza qué quiere ser de viejo.

El tema de la vejez está ligado a la muerte, a la dependencia, a la enfermedad, que es el estereotipo negativo que tenemos en nuestra sociedad. No se promueven los valores positivos de la tercera edad. De ahí que viene la gerontofobia.

Otras dos señales alarmantes: Christine Lagarde (quien fue presidenta del Fondo Monetario Internacional hasta el 2019) llegó a plantear que “las personas que viven mucho a la larga representaba un riesgo para la economía mundial; y recomendó subir la edad de jubilación cuanto se pudiera. Por otra parte, en el Parlamento holandés se llegó a debatir ampliamente la posibilidad de aprobar el uso de una pastilla para los ancianos de 70 años que ya estuvieran cansados de

de vivir. Espantoso el nivel de deshumanización al que ha llegado la gerontofobia. Es otro “virus” demasiado peligrosos y silencioso. Debemos evitar su contagio.

Te puede interesar;