Euclides Querales: Política postiza de hoy no tiene que ver con las necesidades del pueblo

(Daisy Linares) El profesor Euclides Querales, resaltó que el pasado 23 de enero de 2020, fue un día gris por falta de celebraciones institucionales y el equivocado concepto que tiene la dirigencia sobre la política.

El 23 de enero de 1958, el general Marcos Pérez Jiménez, bailaba en La Orchila. Lejos estaba de imaginar que hasta ese día estaría en el poder. Llevaba la procesión por dentro en medio de una gran represión callejera, afirmó el profesor de la Universidad de Carabobo, Euclides Querales.

El Magister en Enseñanza de las Ciencias Sociales, tempranito, en Carabobo es noticia, consideró que este pasado jueves 23 de enero de 2020, fue muy gris, por la ausencia absoluta de las celebraciones institucionales, que en Venezuela dejaron de existir.

Sencillamente, “porque vaciaron la historia y de la que han tratado de sustituir, lo más vistoso de los actos públicos fue la mamarrachada del presidente, Nicolás Maduro, insultando a Juan Guaidó”, añadió.

Para el docente universitario, hay que rehacer la historia a partir de lo que condujo a aquel 23 de enero de 1953, cuando la dirigencia de ese momento, tenía una relación muy estrecha con el pueblo, era un país que no estaba matando el hambre, se estaba muriendo por una necesidad imperiosa llamada democracia.

Ese día se realizaba el  sueño de una generación que a temprana edad se enruló en la política, como un bien público, hecha para servir y no para que les sirviera, allí estuvo la diferencia, porque para los políticos de hoy, los de redes sociales y de la política postiza, no tiene nada ver,  con los sentimientos y las necesidades básicas de la gente.

El 23 de enero nació de una lucha civil sostenida, es cierto, también dio la entrada a la democracia como un concepto histórico que significa respeto, tolerancia, equidad, justicia, expresiones que empezarán a funcionar cuando dejen de conspirar los propios partidos políticos.

El profesor Querales resaltó que ya la gente no compra la idea de una llamada telefónica desde Colombia, del dirigente, Tomás Guanipa para invitar a que salga a las calles. La oposición tiene que construir una narrativa que se asocie con las necesidades básicas de la población.

Tampoco compra el discurso del Gobierno con el que trató de llenar la historia, sin medir que ésta se escribe sobre hechos reales, y la fantasía que el chavismo cuenta, escrita por chapuceros y charlatanes no da para borrar la realidad.

La épica que construyeron sobre Chávez no existe. ¿Dónde está? ¿En el Cuartel de la Montaña? Venezuela es un pueblo con moral alta, y lo demuestran los que han resistieron a las tentaciones de “maletines”.

La reserva moral de este país no tiene precio. No se mantiene con bonos, un límite que se sostiene con la decencia de los que nos quedamos en este país, que aunque a  los políticos y a los historiadores se les olvide, aquí hubo democracia.

 Aunque se “satanice” el Pacto de Fijo, es mezquino no reconocer que le dio a Venezuela estabilidad por más de 40 años, con logros tangibles, gracias a él, hubo gobernabilidad, desarrollo, movilidad social a través de la educación; indicadores económicos demostrables para ser competitivos, decentes.

En algún momento la dignidad de la gente será presente por acción espontánea, llegará la respuesta ¿Será como ese 23 de enero? No lo sabemos, pero vendrá, los errores serán de experiencia, añadió.

Te puede interesar

error: Contenido Protegido !!