Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Estrangularon a madre e hijos dentro de su vivienda

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

Funcionarios adscritos a la Policía del estado La Guaira, localizaron tres cadáveres pertenecientes a una familia dentro del interior de su apartamento ubicado en el primer piso de un edificio del sector de Corapal, Calle Teresita, parroquia Caraballeda del municipio Vargas.

Los cuerpos correspondían a dos mujeres y un hombre y el hallazgo se realizo alrededor de las 7:00 de la noche del pasado lunes 31 de agosto.

Las víctimas fueron asfixiadas con cables eléctricos. Las dos mujeres yacían en el piso en un cuarto mientras que el cadáver del hombre se encontraba sobre una cama en otra habitación.

Las víctimas fueron identificadas como Mario Nicolás Díaz Sánchez, de 45 años; su hermana Luisa Natalia Martínez Sánchez, de 50 años de edad y la madre de ambos Miriam Josefina Sánchez Izaguirre, de 72 años de edad.

Según reportan medios locales, los habitantes de la zona, indicaron que las víctimas gozaban de intachable reputación. Mario Nicolás Díaz Sánchez era docente de educación física en la Escuela de Fe y Alegría, fue funcionario de la Policía Municipal de Vargas, deja dos hijos adultos.

Luisa Natalia Martínez Sánchez era abogado, fue asesora jurídica del Seguro Social, pero no estaba ejerciendo, ya que había sido discapacitada, mientras que la madre de ambos, Miriam Josefina Sánchez Izaguirre era enfermera jubilada, trabajó en los hospitales Periférico de Pariata, y en el Miguel Pérez Carreño, en Caracas.

Según informaciones suministradas por vecinos de las víctimas, en horas de la madrugada del lunes se escuchó cuando Mario Nicolás Díaz llegó a su residencia, al parecer en compañía de otras personas.

El vecino relata que pasado un tiempo no hubo nada que destacar, pero como a las 2:30 am, se escucharon gritos en el apartamento, pero presumieron que estaba relacionado con la enfermedad que sufría Luisa Martínez, quien padecía de frecuentes ataques de epilepsia, por lo que no se alertaron.

Agrega la información que en la mañana del lunes los vecinos notaron que la puerta del edificio estuviera abierta, algo que no era normal y con el transcurrir de las horas les resultó sospechoso que ninguno de las víctimas había salido del apartamento cuya puerta principal estaba bajo llave, cosa que no acostumbraban, finalmente decidieron comunicarse con la policía y fue entonces cuando se hizo el hallazgo.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio