Escasez de gasolina y Covid-19 mermó número de pacientes en laboratorios clínicos

(Tibisus).-Pese al desabastecimiento de la gasolina y las restricciones sanitarias por el Covid-19, los laboratorios clínicos se encuentran trabajando con la mínima capacidad de personal, horarios limitados y muy  pocos pacientes.

La falta de transporte ha hecho que las personas que tenían pendiente realizar algún tipo de prueba sanguínea, orina, heces,  esputo, semen, entre otros fluidos y tejidos corporales, dejaron para cuando se regularice la escasez de gasolina y baje la tensión con el coronavirus.

Laboratorios tienen inventarios

Los pacientes que llegan a los  laboratorios clínicos o centros de recepción de muestras,  es porque necesitan el examen con urgencia.

Al realizar un recorrido por el sur de Valencia, encontramos un laboratorio en los Caobos, al conversar con la bioanalistas, quién pidió reservar su identidad, señaló  que se encuentra  trabajando con el  lotes de reactivos que había comprado con anterioridad.

Al agotarse la existencia tendrán que comprar en dólares

Agregó que “cuando se acaben los  reactivos para las pruebas de  glicemias, colesterol, triglicérido, ácido úrico, orina, heces, creatinina, pruebas de Elisa para el  VIH,  pruebas de Elisa para embarazo, los calcios,  entre otros, nos tocará  que comprar  a precios de la tasa del dólar del día”. Destacó.

En cuanto a los precios de los exámenes, dijo “permanecen igual que en diciembre”, cuando se compre la nueva mercancía habrá que hacer algunos ajustes”.

Sentenció que con “la pandemia del Covid-19, y la escasez de gasolina, poco son los pacientes que vienen al laboratorio, la sala de espera está prácticamente vacía, y no hay suficientes ingresos para pagar al personal”.

Escasez de combustible impide visita de proveedores

La laboratorista agregó que los proveedores no están realizando las visitan como lo hacían antes, por el mismo problema de la gasolina, y al agotarse algún material, les ha  tocado enviar el personal en bicicleta o moto hasta Guacara, El Viñedo o la Isabelica, para adquirir los insumos médicos necesarios para seguir trabajando.

Pacientes no se pueden trasladar por falta de gasolina

Dijo que muchos de sus pacientes vienen del sector La Castrera, José Gregorio, Caobos, y Bella Florida, antes venían de Plaza de Toros, avenida Lara, centro de Valencia y  Tocuyito, pero muchos no han logrado llegar por falta de combustible.

Aseguró que “antes de la pandemia atendía diariamente 30 pacientes, y en los actuales momentos, apenas llegan  10 y no son diarios, hay días que me llegan cinco, tres, o uno”

“También hay  abuelitos que llegan a realizarse un examen de glicemia o creatinina, y me toca que bajarle el precio porque no tienen completo el dinero, pero no puede hacer esa caridad con todos porque si no, no  puedo pagar al personal y el alquiler que ronda en 400 dólares mensuales”.

La gente necesita hacerse el examen

Litseida Díaz y Obdulia Moreno, ambas licenciadas en enfermería, trabajan para el Laboratorio María José Ascanio, ubicado en la avenida principal de Bella Florida. La  rutina de ambas inicia a las 7:30 de la mañana hasta las 11:30 a.m. cuando proceden a  llevan en una cava hermética las muestras al laboratorio ubicado en El Socorro.

Señalaron que pese a la alarma sanitaria con el coronavirus,  el trabajo se está realizando igual que antes, pero tomando en cuenta las medidas de prevención.  “La gente entra con su tapaboca,  le aplicamos el antibacterial y procedemos a sacar la muestra de sangre, o el examen que el paciente requiera”.

“Sabemos los peligros en que estamos expuestas pero como no podemos dejar de trabajar porque la gente necesita hacerse sus exámenes”.

Estamos trabajando

Agregaron que en El Socorro funciona el laboratorio como tal, y  una pequeña clínica donde hay consultorios, internista, gineco-obstetra, cardiólogo y  pediatra. “Allí estamos trabajando normal, sin embargo, a algunas personas se le ha hecho difícil llegar porque viven lejos, pero para esa zona el transporte no ha dejado de funcionar”. Sentenció Díaz.

En cuanto a los reactivos, Litseisa señaló que  hay en existencia, pero  el problema se va a presentar cuando comience las fallas con  los proveedores. “Por los momentos los costos de los exámenes se mantienen a precios  accesible teniendo en cuenta que la comunidad es de bajos recursos económicos”.

Te puede interesar:

error: Contenido Protegido !!