Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

En Venezuela no se cumple la Lopcymat

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

El pasado 28 de abril se conmemoró el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el trabajo. Fecha adoptada por el movimiento sindical internacional para reivindicar a los trabajadores víctimas de los accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales, lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) oficializó en su 91° ConferenciaInternacional, realizada en el 2003, ante la gravedad de los datos manejados para entonces:

a) Cada año ocurren 270 millones de accidentes de trabajo y se adquieren 160 millones de enfermedades profesionales; y b) Cada año mueren cerca de 2 millones de trabajadores a consecuencia de lo anterior”, según estimaciones de la propia OIT.

Transcurridos 20 años, ésas cifras han aumentado, para el año 2022 se registran mas de 2.78 millones los trabajadores que pierden la vida cada año a consecuencia de accidentes laborales y enfermedades ocupacionales.

De poco o nada valen los llamamientos y campañas que realiza la OIT, dirigidas a promover ilusamente entre sus Estados miembros una “cultura de prevención de riesgos ocupacionales”.

La realidad es que el capitalismo en el mundo no garantiza la vida y la seguridad en el trabajo, menos en períodos de crisis capitalistas, cuando los burgueses exacerban el afán por mantener o incrementar su cuota de ganancia, mediante una mayor extracción de plusvalía y el desmontaje de las conquistas alcanzadas por la clase trabajadora para lograr un entorno de trabajo seguro y saludable.

En el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, el movimiento obrero y sindical clasista denuncia el incremento de la precarización en las condiciones de trabajo y su relación causal con los millones de trabajadores que mueren anualmente víctimas de accidentes de trabajo y de enfermedades ocupacionales y llama a los trabajadores y sus organizaciones legítimas a luchar en cada país por el cumplimiento cabal de las normativas legales que protegen la salud y seguridad en el
trabajo, acumulando fuerza organizada y adquiriendo conciencia de clase para avanzar hacia la demolición del sistema de explotación y de opresión del capital sobre el trabajo.

En nuestro país, la crisis del capitalismo dependiente y rentista, agudizada por las sanciones imperialistas y por el programa de ajuste neoliberal impuesto por el Gobierno para descargar el peso de la crisis sobre el pueblo trabajador, han provocado un incremento inusitado de los accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales con saldo de fallecidos y lesionados graves, en medio de una cruel impunidad resultado de la cómplice inacción oficial.

La inseguridad laboral en los centros de trabajo públicos y privados es directamente proporcional a la política laboral desreguladora que aplica el Gobierno, con el abandono de las obligaciones que le asigna la Constitución y la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT) al Estado venezolano, específicamente a través del Instituto Nacional de Prevención, Salud y SeguridadLaborales(INPSASEL), devenido en un organismo patronal e inoperante.

En ese contexto, los patronos también se desentienden de sus obligaciones legales y se crea una total indefensión laboral. La avanzada normativa en materia de defensa y protección de la salud y seguridad en el trabajo, conquistada por la clase trabajadora venezolana, ha terminado siendo letra muerta.

En la actualidad, los delegados y delegadas de prevención son una “especie en extinción” en los centros de trabajo públicos y privados. Rara vez se realiza una elección de delegados de prevención, pero además los pocos electos suelen no ser reconocidos por los patronos y no reciben el apoyo necesario del INPSASEL; igualmente, suelen ser despedidos de forma directa o indirecta, violándoles su inamovilidad especial.

Un ejemplo: en las empresas de la CVG, prácticamente ya no existen delegados de prevención, muchos han sido despedidos abiertamente o los consideran “no requeridos” y por tanto están separados de los centros de trabajo o han sido jubilados de manera forzosa, igual situación está sucediendo en la CANTV y en otras empresas. Es indispensable y urgente que el movimiento de los trabajadores, actuando en amplia unidad de acción y desde sus bases en los centros de trabajo, asuma entre sus primeras prioridades, la lucha por la salud y seguridad en el trabajo. En tal sentido, proponemos un programa mínimo de lucha basado en las siguientes reivindicaciones:
1.- Exigir cumplimiento cabal de la LOPCYMAT.

2.- Imponer sanciones severas, incluso de cárcel, a los patronos responsables de accidentes en los sitios de trabajo, especialmente con trabajadores fallecidos y lesiones discapacitantes, tal y como lo establece la legislación.

3.- Promoción y elección efectiva de las y los delegados de prevención.

4.- Reenganche de los delegados de prevención injustamente despedidos, de forma directa o indirecta.

5.- Desarrollar programas permanentes de información y formación para las y los trabajadores en materia de salud y seguridad en el trabajo.

6.- Capacitar integralmente a todos los delegados de prevención para que puedan ejercer sus funciones cabalmente; promover en las organizaciones sindicales una cultura de defensa de la salud y la vida en el trabajo.

7.- Inspecciones regulares a los centros de trabajo con participación de las y los delegados de prevención y representantes sindicales si los hubiera.

8.- Procesamiento inmediato y seguimiento efectivo de las denuncias realizadas sobre condiciones inseguras existentes en los centros de trabajo, o de accidentes ocurridos o enfermedades ocupacionales detectadas.

9.- Publicación de las estadísticas de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales del
INPSASEL.


10.- Celeridad en el otorgamiento de las certificaciones de discapacidad.

11.- Puesta en marcha de los Fondos de Prestaciones de la Seguridad Social a corto y medianoplazo,entre otras reivindicaciones.

12.- Ratificación por el Estado venezolano de todos los Convenios Internacionales del Trabajoreferidos a la salud y seguridad en el trabajo. ¡No más muertes ni lesiones graves

Nota de prensa

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio