En Uruguay: La esperanza se vuelca en el plasma como tratamiento anti Covid

El tratamiento consiste en inyectar plasma de una persona que tuvo y superó la enfermedad a una que la está cursando.

Ese líquido amarillo, desprovisto de glóbulos blancos y rojos, es el que aloja los anticuerpos que desarrolla el organismo al portar el virus.

Esto no es nuevo: el uso del plasma ya fue estudiado en epidemias como la del SARS en 2003 y la gripe H1N1.

También se usó en los 70, durante la epidemia de fiebre hemorrágica en Argentina. “Inmunización pasiva”, le dicen los especialistas a este método. En lugar de esperar a que el cuerpo desarrolle por sí mismo los anticuerpos, se le provee de ellos.

La inyección de plasma es segura; acarrea menos de 1% de complicaciones, que no son más que alergias transitorias.

Es barato: solo se necesitan donantes y una máquina de aféresis, que separa los componentes de la sangre y devuelve al donante los que no se necesitan.

Es accesible para países que no pueden costear tratamientos más caros. Pero en cuanto a su uso para tratar el Covid-19, todavía no hay nada seguro.

No hay científico que no lo advierta entre oración y oración. Si bien hay indicios de éxito, todo es experimental. “Hay que ser cautos”, dicen el hemoterapeuta que hace la transfusión y el científico que estudia la efectividad.

(Con información de El Pais/Posteado por Tibisus)

Seguir Leyendo:

https://www.elpais.com.uy/que-pasa/aun-fase-experimental-esperanza-vuelca-plasma-tratamiento-anti-covid.html?utm_medium=elpaisuytw&utm_source=Twitter#Echobox=1593860699