En su natalicio a Francisco de Miranda se le recuerda como jefe supremo de Venezuela

Miranda

Conocido como “El precursor de la emancipación americana” contra el imperio español, a Francisco de Miranda, se le recuerda hoy en su natalicio, 28 de marzo de 1750 en Caracas.

Entre los cargos ejercidos fue un militar, político e ideólogo hispano-venezolano. Coronel del ejército español y el ruso; así como  mariscal del ejército francés.

Generalísimo y Comandante en jefe de los ejércitos venezolanos, dictador plenipotenciario y jefe supremo de los Estados de Venezuela (1812-1813).

Fundador de la logia masónica Gran Reunión Americana en Londres en 1798 y de la  Logia Lautaro en Cádiz, donde reunió a la gran parte de los responsables de las independencias hispanoamericanas, se indica en: www.HistoriaDelNuevoMundo.com

Entre los hechos más relevantes protagonizados por Miranda:

La historia enumera que participó en la Guerra de Independencia Estadounidense, en la Revolución Francesa y en las guerras de la revolución hispanoamericana.

Tomó parte en la Batalla de Pensacola, en Florida en 1781 y en la toma de las Islas Bahamas, en 1782.

En 1783, huye a Estados Unidos tras recibir la notificación en La Habana de que la Inquisición le requería por delitos de proposiciones, tenencia de libros prohibidos y pinturas obscenas.

En Estados Unidos conoce a  Washington y Lafayette que le inician en la logia masónica de Filadelfia.

Viajó por toda Europa: Rusia, Alemania, Bélgica, Austria, Hungría, Polonia, Grecia, Italia siempre rodeado de las personalidades más importantes relacionadas con la política y la cultura.

Firmó el Acta de París de 1797 en el que diversos revolucionarios masones hispanoamericanos establecen las bases de la futura revolución apoyada por Gran Bretaña e intentó una invasión con buques británicos en Coro (Venezuela) el 1 de agosto de 1806 pero ante la falta de apoyo popular tuvo que retirarse y regresar a Inglaterra.

Tras la revolución del 19 de abril de 1818 en Caracas regresó a Venezuela para unirse a los ejércitos de Simón Bolívar, pero tras varias derrotas y la firma de la capitulación,  el Libertador lo detuvo y el oficial que le custodiaba se pasó al bando español entregando a Miranda y siendo enviado a San Juan de Puerto Rico y de ahí a Cádiz, donde fue encarcelado hasta su muerte en 1816.