Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

El Sistema de Orquestas celebró nuevo aniversario con protocolo de pandemia

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

La última vez que el Centro Nacional de Acción Social por la Música (Cnaspm), sede del sistema de orquestas, recibió a muchas, muchísimas personas, fue en febrero de 2020. Se vistió de gala para celebrar los 45 años del proyecto social creado por el maestro José Antonio Abreu. Aquel día, la Sala Simón Bolívar de su sede en Quebrada Honda, estaba repleta: 880 personas escuchaban a más de 200 músicos que interpretaban la Segunda Sinfonía de Mahler, dirigida por Christian Vásquez.

Un año después, este domingo 14 de febrero, los músicos del sistema de orquestas conmemoraron un nuevo aniversario, uno muy distinto, en medio de la pandemia del covid-19. Desde marzo del año pasado hasta la fecha, se han reportado 133.218 casos de coronavirus, concentrados en su mayoría en Distrito Capital, Miranda y Zulia, y han fallecido al menos 1.279.

Al entrar a la sede, un personal de protocolo mide la temperatura y ofrece gel antibacterial. Luego, cada persona camina hacia los distintos accesos de la Sala Simón Bolívar y antes de ingresar, nuevamente, proporcionan antibacterial. Incluso, mientras se las personas espera por ser ubicadas, se les solicita, al menos, un 1,5m de distancia entre sí. Solo 150 asientos, es decir, 17% de la capacidad de la sala, estaba disponible. Vendieron 100 entradas, a un costo de 8.035.714,29 bolívares, o $4.56, y 50 asientos fueron cedidos como cortesía.

Los asientos están disponibles una fila sí, la siguiente no, y las personas son organizadas butaca de por medio, que está identificada con imágenes alusivas al distanciamiento físico. Incluso antes de iniciar la presentación, bajan las luces y recuerdan las normas del auditorio, pero esta vez incorporan las de bioseguridad: uso obligatorio y correcto del tapabocas, evitar desplazamientos innecesarios, mantener el distanciamiento físico entre personas, permanecer en el asiento durante el concierto, retirarse de las instalaciones apenas culmine el espectáculo y, en caso de un improvisto, avisar al personal de protocolo, que estaba en varios puntos de la sala.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio