martes, mayo 17, 2022

Inicio Opinión El Método Filosófico del Dr. José Gregorio Hernández. IV Parte

El Método Filosófico del Dr. José Gregorio Hernández. IV Parte

De los actos voluntarios, la libertad y la personalidad

Columna: Violencia, Cultura y Religión

(Por: Pbro. Luis Eduardo Martínez Bastardo)

Lmartinezbastardo@yahoo.com
@luiseduardomb
@luemba22

El acto voluntario libre se produce, en primer lugar se presentan a la mente las ideas de uno o más actos posibles, los cuales son apetecibles a la voluntad; la inteligencia los analiza y los compara; emite sobre cada uno de ellos un juicio y los presenta a la voluntad, la cual hace su elección libremente; después de decidida la voluntad, se produce casi siempre la ejecución del acto, esto es, la realización exterior del acto interior voluntario.

Lo que constituye la esencia del acto voluntario libre, no es el conocimiento del acto, ni el juicio que sobre él emite la inteligencia sino la determinación de la voluntad. Los actos voluntarios libres necesitan, pues, de dos fundamentos, que son el conocimiento y la libertad. Esa libertad llamada también libertad de albedrío o libertad moral, es el poder de elegir entre muchos actos posibles, sin coacción interior ni exterior.

La experiencia puede hacerse con un resultado más evidente: supongamos que tengo hambre y me procuro un pedazo de pan; lo considero y lo encuentro de buena calidad y apetitoso; juzgo que podré satisfacer mi apetito, y experimentaré agrado comiéndolo; pero me abstengo con el fin de convencerme de la existencia de mi libertad; la conciencia me atestigua que soy libre, porque aun estando excitado por mis apetitos y sensaciones, resisto a ellos, o puedo convenir en seguirlos libremente. Es verdad que en los actos ordinarios de la vida, la voluntad se inclina al motivo que parece más poderoso; pero siempre la conciencia atestigua que tendría el poder de resistir a él y seguir libremente otro cualquiera.

La voluntad libre es el fundamento de la personalidad. Se llama persona un individuo racional y libre. El elemento que sirve para distinguir una persona de otra, es la conciencia refleja, de suyo incomunicable. Son, pues, tres los elementos constitutivos de la personalidad, a saber: la individualidad o subsistencia, la conciencia refleja propia del ser racional y la libertad. Esos seres que carezcan de  estos tres elementos no son personas, sino cosas, como los animales, las plantas y los minerales. La voluntad tiene tres factores en su operación: la deliberación, la resolución y la ejecución, los cuales deben existir en su integridad, para que el acto voluntario resulte perfecto. En las personas enfermas se nota dificultad para deliberar, no tienen resolución completa, y muchas veces, sobre todo en las tocadas por la neurosis, hay suma dificultad para resistir a una idea impulsiva.

El carácter es aquella cualidad distintiva de la persona, cuya voluntad sigue firmemente ciertos principios prácticos, que la razón le dicta. Hay dos elementos en el carácter que son: convicciones fuertes y voluntad firme. La razón psicológica en que los deterministas fundan su teoría, es en la afirmación de que toda volición sigue fatalmente el impulso del motivo más fuerte. Los motivos que influyen para la determinación de la voluntad, son una condición indispensable para que la voluntad pueda elegir entre ellos, pero no pueden considerarse como causa determinante del acto libre. Tampoco puede decirse que unos sean más poderosos que otros, porque como casi siempre son heterogéneos, no puede establecerse entre ellos un término de comparación. En realidad ningún motivo es por sí mismo más poderoso que otro, pues lo que lo hace aparecer como tal es precisamente la determinación de la voluntad que al decidirse por él lo entresaca y lo hace sobresalir y manifestarse como si fuera más poderoso que los demás.

El carácter influye considerablemente en la determinación de la voluntad, de tal manera que conociendo el carácter puede predecirse la decisión voluntaria; y sin embargo con frecuencia se observan determinaciones en contradicción con el carácter y sabemos, porque lo enseñan la experimentación psicológica y la observación corriente, que no siempre seguimos los impulsos del deseo o los atractivos del placer, sino que muchas veces hacemos fuerza contra ellos, y nos determinamos en un sentido contrario a nuestras tendencias habituales; y al obrar, conocemos que tenemos la facultad de hacer lo contrario.

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Lidia Monzón, Medalla de Oro al Mérito Profesional por el Foro Europa

La española que abrazó el sentir de la mujer VENEZOLANA La empresaria Lidia Monzón, premiada...

Demanda de hortalizas disminuyó más del 50 % por falta de combustible

El director ejecutivo de Fedeagro, Vicente Pérez, afirmó que la falta de combustible en el país está afectando el mercado de...

La pandemia acabó con el 20% de las operadoras fitness

**Entre el 80 y 85% de usuarios ya retornaron a los gimnasios y el...

Convoca Diálogo Interamericano discusión sobre sostenibilidad del periodismo

El centro de investigaciones sobre el hemisferio occidental, Diálogo Interamericano, en Washington D.C., invita a un panel virtual sobre la sostenibilidad de...