sábado, junio 19, 2021

Slide
Inicio Opinión ¿Educación a distancia?

¿Educación a distancia?

El cambio post-Covid es irreversible. Las sociedades de esta última modernidad venían de por sí en un proceso de digitalización y creación de una nueva post-realidad, que la pandemia terminó de impulsar.

Fue así, como después de ya dos años de dolor y aislamiento mundial, la civilización de la información terminó normalizando, a través de las pantallas de un móvil, una nueva realidad que no depende del mundo físico, sino que se pierde en una trascendencia sin fronteras, que nada la puede detener.

A tan solo un click podemos ver las obras del Louvre, en Francia; los avances de la aeronáutica espacial, el último ensayo de la ópera de París y hasta el lugar exacto en el océano en el que se encuentra nuestro último pedido en el mercado on line. Es así, como ese viejo mundo del ritual y la presencia que una vez conocimos, muere poco a poco y sin resistencia alguna.

Esto evidentemente hace correr al mundo, pues a mayor desarrollo, mayor necesidad de actualización tecnológica e innovación en el mundo de la información, razón suficiente para que Venezuela haga algo urgente en su sistema educativo, esencialmente en el relacionado con el de los estudios universitarios, para que el país pueda beneficiarse de esta nueva ola globalizante que atraviesa la humanidad.

A propósito de esto, en la Comisión Permanente de Educación, Salud, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Asamblea Nacional (AN) hicieron una propuesta de Ley de Educación Universitaria, Mediada por las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, que nosotros desde la bancada opositora, tenemos el deber de debatir, considerar y agregar contenido, por el bien general de la Nación.

En este proyecto de Ley, la bancada oficialista propone una articulación profunda entre el sistema educativo universitario y las nuevas tecnologías, con el fin expreso de ampliar la posibilidad de acceso informativo y formativo de nuestros profesionales, entendiendo que la educación obedece a paradigmas y esquemas que cambian con el tiempo y el deber de lo que llamamos Estado Docente, es adaptar los métodos y técnicas para el mayor crecimiento posible.

El Proyecto de Ley, comprende un proceso inaudito de formación en las áreas de las nuevas tecnologías, que buscan afianzar el conocimiento pedagógico con las herramientas de la ciencia y la tecnología. Este adiestramiento se presentará a través de nuevas carreras de término medio que inundarían las matrículas de la instituciones de educación superior.

Incluso, la Ley persigue la creación de un Instituto Universitario que comprenda carreras vinculadas al proceso andragógico, mediante el uso de las nuevas tecnologías.

En este sentido, hay un tema fundamental en el que creo que es importante que esta bancada democrática deba -luego de emitir sus consideraciones y propuestas- darle el voto de confianza a esta Ley: la necesaria universalidad de la educación.

Como médico y docente universitario, jefe de equipos de estudios especializados en el área médica-traumatológica, sé que el conocimiento que se adquiere en la presencia es irremplazable, pero también entiendo el valor indescriptible del intercambio de información con el mundo, que facilita la era digital.

Estaríamos hablando de la posibilidad de que un avance investigativo o científico en cualquier parte del mundo, podríamos tenerlo a la mano con inmediatez, lo cual, con políticas adecuadas y un gobierno estable, pudiera ser de gran avance para la Nación.

Sin embargo, es menester advertir en respetuoso tono constructivo y colaborativo, que está Ley tendrá éxito solo si logramos adecuar el sistema nacional de telecomunicaciones, de modo de poder contar con una señal fuerte y óptima para facilitar la conectividad que amerita una empresa de estas características.

Para nadie es un secreto que la red nacional de telecomunicaciones no es la más óptima de América Latina y que por el contrario hace sumamente difícil un nivel de conectividad óptico para la navegación web. Pero eso no debe ser un obstáculo, sino un reto nacional. Se deben hacer las inversiones necesarias para que el país pueda sumergirse realmente en el maravilloso y aprovechable mundo digital.

La oposición política no es un sector que está para bloquear, ni pecar de oposicionismo, sino para oponerse a lo que realmente lo merezca, pero también para agregar y corregir, a través de la participación y la política por el bien de todos los venezolanos. Seamos una oposición democrática, madura y consciente. Seamos la casta política que merece Venezuela.

Te puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

C.N.R SEÑAL DE RADIO EN VIVO

Noticias populares

Inac extiende por 30 días operaciones aéreas desde y hacia Venezuela

“El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, informa a la colectividad que continúan abiertas las líneas aerocomerciales para el traslado de pasajeros, carga...

Maduro Guerra califica de “error del pasado” las expropiaciones: “de pronto, alguna fue injusta”

El diputado por el estado La Guiara, Nicolás Maduro Guerra, e hijo del presidente de Venezuela, calificó como un "error del pasado"...

Pancho Pérez: Más de 200 personas atendidas gratis en jornada médica y asistencial en Capremco

Más de 200 personas, entre niños y adultos  recibieron atención  médica y asistencial  en la jornada que inició a las 9:00 de...

(Vídeo) Capturan a venezolano señalado de asesinar a líder político en Colombia

Un venezolano identificado como  Diego Jesús Umbria Estilda, alias "El Flaco", fue  detenido por las autoridades de Colombia por estar señalado como...