Día nacional del médico: Una generación de eminentes con virtudes humanitarias

(Daisy Linares) .-Los médicos de cabecera, como se le conocía antiguamente a los galenos cercanos al núcleo familiar se les recuerda hoy en el Día nacional del médico.

Eran los profesionales que les gustaba simplemente hablar, escuchar, usaban el tacto, la observación, el trato directo con el ser humano, la comprensión de las debilidades, las fortalezas, las alegrías, y sobre todo: Los dolores.

Para el Dr. Alexis Salazar, especialista en cirugía general y Laparoscópica avanzada, es estar en comunicación con los pacientes, con menos prisa.

“Es lo que nos permite tener una concepción más clara de lo que se pudiera estar manifestando a través de una enfermedad”.

Dedicado a la medicina

El Dr. Salazar, cuenta 54 años dedicados a la medicina, expresó que hay que conversar con el paciente, conocer su estado emocional, saber hasta qué punto su organismo puede superar el padecimiento que le afecta.

“Somos privilegiados por cuando Dios nos ha dado esa facultad de poder entendernos con los propios seres humanos”. dijo.

Hoy por los problemas económicos, los hospitales carecen de insumos y materiales médico-quirúrgicos, lo que nos debe llevar a un mayor contacto, comprender lo espiritual más que lo físico del ser humano, agregó.

A su juicio, el arte de la conversación se ha perdido, aunque esa capacidad que siempre ha estado en nosotros, fue aprendida, no nacimos con ella,  simplemente tenemos la inclinación.

Con los años de experiencia cuando las personas van a la consulta, al entrar, apreciamos el estado anímico, por su forma de vestir,  los colores, si es de gris, uno dice: debe tener algún problema afectivo.

En su esfera emocional, alguna etapa depresiva, un conflicto, son factores importantes que observamos.

Aunque el paciente acude de la mejor forma, arreglado, limpio, inclusive, perfumado, dijo.  

Evidentemente,  cuando hay un acercamiento entre el médico y el paciente, éste siente alivio,  porque para ellos somos como un todo, y lo que ocurre en nuestro comportamiento repercute necesariamente.

Una simple uña encarnada puede alterar el estado emocional. El médico que es un ser humano, está en la capacidad de entender ¿Por qué ese señor tiene mal humor? ¿Por qué una afección le molesta en una parte muy distante de su organismo?

Allí entra la comprensión de los factores que desencadenan un comportamiento. No se trata sólo de decir: Usted necesita una tomografía, o una resonancia, o tómese esta pastilla y vuelva en diez días. 

Nuestros primeros maestros en mi querida y noble Universidad de Carabobo, fueron quienes nos orientaron hacia esa parte humanística de la medicina, sostuvo.

Los médicos tienen la misión humanitaria de salvar vidas

A esos maestros

¿Cómo olvidar a esos maestros que signaron nuestra vida profesional? Si fue una generación médica con un comportamiento ejemplar, dijo el Dr. Salazar.

Guillermo Mujica Sevilla, Efraín Inaudy Bolívar, José Ramón López, José Antonio Gubaira, Miguel González Acevedo, Fernando Guerra Méndez, una generación de eminentes, con una capacidad de generosidad natural.

Poetas, románticos, la esencia de la pureza, seres que se alimentaron con flores, esa  virtud los llevó a acercarse más al ser. “De ellos heredamos la humanidad como atributo”.

El espíritu de nuestra profesión, una profesión que siente, padece, ríe, se queja, aplaude, precisamente nuestra tarea es apreciar cada una de estas manifestaciones con valor.

Sin embargo, hoy el arte de la conversación se ha ido perdiendo, ha sido sustituida progresivamente por la tecnología,  necesaria, quizás no tan indispensable, como el Internet, el Whatsapp, el Twitter, cosas que han ido alejando el ser humano del ser humano.    

El paciente se habitúa

Hoy, el médico conversa poco con el paciente y eso es dañino, para el uno y para el otro, porque el médico se acostumbra a actuar de esa forma y el paciente se habitúa.

Va preparado a recibir esa atención, y como tiene afectada su área emocional necesita un abrazo, una mano que se apoye en él, le transmita energía positiva,  un hombro que le permita apoyarse para sacar las situaciones que le están agravando su sistema físico.

En el Día nacional del Médico una reflexión importante: Recuperar los valores de amistad, compañerismo, hacia la otra persona que tenemos al frente. Alguien que no solo tiene un padecimiento físico.

En la medida en que sepamos ayudar, no sólo como compromiso físico, al cual fuimos preparados, con comprensión  proveemos las herramientas para superar el padecimiento físico.

“Si partimos de que el ser humano se enferma por lo que come, lo que respira, debemos darle las herramientas. Se respira mal, porque el país está contaminado”.

Recomendar: vete a la montaña, haz ejercicios respiratorios.  Ve a la playa, fuera del ambiente de contaminación, eso no se consigue en la farmacia ni récipe que lo pueda indicar.

Mi trabajo no termina con el récipe que indique, culmina cuando el paciente se integre a su vida diaria,  cuando logre encontrar el equilibrio.  

Y, que permita el día de mañana encontrarlo, y diga gracias Dr. ese es el mejor pago que uno puede tener, agregó.

Te puede interesar 

error: Contenido Protegido !!