Dgcim no pudo detener a la diputada Yaneth Fermín

Logramos rescatar a la diputada Yaneth Fermín del secuestro que pretendían los funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar que llegaron a su casa en la Lagunita esta tarde.

La diputada Delsa Solórzano confirmó la información, acompañada por el presidente interino Juan Guaidó y la también diputada Adriana Pichardo.

El presidente interino Juan Guaidó denunció el hostigamiento al que el gobierno tiene sometidos a los diputados, en este caso la parlamentaria Yaneth Fermín, quien este viernes intentó ser trasladada por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar a la sede de Boleíta.

Guaidó: Tienen miedo

El mandatario aseguró que la actuación gubernamental demuestra el miedo del gobierno al 5 de enero, cuando quedará patentizada la unidad de la oposición en torno a un proyecto de país. “Tienen miedo a lo inevitable, tienen miedo al pueblo, pero no vamos a permitir que sigan amedrentando, como lo hizo hoy el TSJ de Maduro entre gallos y media noche”.

Para Guaidó, los funcionarios que llegaron hoy al edificio Lagunita Country Club, donde reside la diputada Fermín, sufren igual que todo el pueblo. Ellos no pueden hablar, pero tienen que dar la cara por los dan la orden pero se quedan en sus casas tranquilos.

El pueblo exige normalidad

Según el presidente, el pueblo exige normalidad. “Por eso estamos aquí y vamos a defender a nuestros diputados. Esos funcionarios no mostraron orden ni credenciales, pueden ser cualquiera”. Exigió al gobierno que deje la intimidación, pues el cambio es inevitable.

La diputada Adriana Pichardo aseguró que el apartamento de la diputada está limpio. Cualquier cosa que aparezca allí fue sembrada posteriormente.

Más temprano, la diputada Fermín denunció la presencia de tres funcionarios de la Dgcim en la puerta de su apartamento. No mostraron orden ni credenciales. Ella decidió esperar la llegada de sus abogados para trasladarse a Boleíta, donde al parecer sería interrogada. “Les dije que esperaré a mis abogados y ellos me dijeron que no se van a mover de ahí hasta que yo los acompañe”.

(Con información de El Carabobeño)