Derribando estatuas

(Por: Luis Villafañe)

.-Sabemos que a los dictadores en todas partes, sus aduladores le han construido estatuas que generalmente  las han derribado con furia, al momento  de la salida violenta del   l trono dictatorial.

La cuenta es larga y conocida y por lo tanto la damos como materia vista. Esos casos se pueden justificar  porque coinciden con la expulsión del Maduro  de turno, pero llama la atención  que en estos días ha surgido una furia colectiva revisionista a nivel mundial. En el imperio yanki  el movimiento ha tomado un giro especial que llama la atención,  porque monumentos  que tienen varios años en las plazas públicas  sin que nadie las tomara en cuenta y que fueron erigidos a héroes de la guerra civil, pero le averiguaron el pasado esclavista de la época y con las manifestaciones de protesta  por la muerte condenable de un negro que protagonizó un policía, se incendió la pradera.

Aquí todos rechazamos  abiertamente todo tipo de discriminación racial, porque el que no tira flecha toca  tambor, algunos pandereta-y OLE. Tratamos de entender que la gente de escape a su  furia antiracista, atacando  símbolos representativos, me permite  pero no entendemos por que atacar a un Cervantes. Como mi ignorancia no me permite darme una explicación a esto último, le pido a mis ilustres historiadores  Luis Cubillán y Elis Mercado auxiliarme en  este caso. Igualmente con nuestro  Cristóbal Colón, no sé si fue mas descubridor o conquistador, su estatua estaba tranquila en su paseo de Caracas hasta que llegó el teniente coronel a meter veneno y decidió consultar su derribo con el profe Aristóbulo Isturiz –tu sabes que esos conquistadores eran unos asesinos con los venezolanos—-Presidente pero eso pasó hace más de 500 años— pero lo vine a saber anoche y procedió en consecuencia.

Te puede interesar: