Delincuentes piden vacunas a comerciantes en el Sur del Lago a punta de bala

Dos comerciantes del municipio Colón recibieron amenazas y sus casas fueron baleadas la madrugada del viernes 8 de mayo. Esta es una práctica que hacen las bandas delictivas dedicadas a la extorsión en la zona del Sur del Lago.

Los extorsionadores exigen hasta 15.000 dólares y amenazan con que si no pagan asesinarán a sus familiares. Los disparos que hacen a las casas son una advertencia cuando las víctimas se niegan a pagar lo que exigen.

Los empresarios alegan que no tienen esas sumas de dinero que piden los delincuentes. Esto lo explicó una fuente ligada a los cuerpos de seguridad, que pidió reservar su identidad.

La noche del 8 de mayo, cuando hicieron los disparos contra las residencias, los comerciantes estaban en sus casas con sus esposas y sus hijos. Los delincuentes aprovecharon la oscuridad por el racionamiento eléctrico y las ráfagas los asustaron.

Las paredes y los vehículos recibieron los impactos de bala. Atemorizados, debieron ocultarse debajo de camas y, desde esa noche, no logran conciliar el sueño, al tiempo que debieron modificar sus itinerarios habituales y mudarse, según indicó uno de los afectados a las autoridades policiales.

Este lunes 11 de mayo, el alcalde de Colón, Blagdimir Labrador, confirmó que dos reconocidos comerciantes fueron flanco de ataques con armas de fuego.

Dijo que junto a los cuerpos policiales, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional ​(Sebin), del Comando Antiextorsión y Secuestros (Conas) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) adelantan las investigaciones para dar con el paradero de los delincuentes.

«Lo más lamentable es que usan a jóvenes para hacer estas fechorías. Les pagan una miseria para seguir sembrando el terror y causar conmoción. Nosotros lo que pedimos es que los afectados denuncien, porque de los seis casos que se formalizaron ante los organismos policiales y militares, todos los implicados fueron ubicados y detenidos», declaró Labrador.

En abril de 2019, al menos ocho locales comerciales ubicados en Santa Bárbara de Zulia fueron baleados. Desde entonces comenzó una persecución a empresarios y comerciantes. A cambio de sus vidas o la de sus seres queridos les exigen a las víctimas pagar en moneda extranjera. Algunos afectados cerraron sus negocios y otros se mudaron fuera de la jurisdicción.

Con datos de El Pitazo, medio que  contactó a tres comerciantes, pero temen contar sus historias debido a la inseguridad que viven por la presencia de extorsionadores.

Te puede interesar:

error: Contenido Protegido !!