Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Debate entre Maduro y Capriles enciende motor electoral en Venezuela

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

El pistoletazo de salida para la campaña presidencial en Venezuela fue dado. En las últimas horas, el presidente Nicolás Maduro tuvo un cruce de tuits con el aspirante a la candidatura por la oposición, Henrique Capriles.

Este nuevo encontronazo es una reminiscencia de la cruzada electoral de 2013, cuando Maduro aspiraba a la presidencia, tras el impacto que generó el fallecimiento de Hugo Chávez, y Capriles repetía el intento de llegar a la silla de Miraflores, tras perder con el líder revolucionario en 2012.

La disputa con Maduro se generó por una información que comentó Capriles –quien todavía tiene que medirse con otros precandidatos opositores para lograr su postulación unitaria– sobre las importaciones en el país. 

A partir de allí, el líder del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) le respondió a través de su programa televisivo ‘Con Maduro +’ y en Twitter.

Aunque el año electoral comienza oficialmente en 2024, tradicionalmente en el país suramericano, desde la llegada del chavismo, la arena política comienza a calentarse meses antes de que se definan quiénes disputarán la presidencia y que el órgano electoral autorice los actos de campaña.

El primer tuit

El primer trino lo puso sobre la mesa el político de Primero Justicia, que escribió: «El régimen asfixia al que lo intenta», tras asegurar que «escasean productos».

«Se inventan un pañito de agua caliente», dijo el exgobernador del estado Miranda con referencia a las medidas coercitivas impuestas sobre el país suramericano, cuyos efectos devastadores en la población han sido alertados por organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En su interacción, se refirió a una información donde se afirmaba que en el primer semestre el año hubo una caída del 70 % en las importaciones que entran por el puerto de La Guaira, uno de los más importantes del país, según datos de la Cámara de Comerciantes, Industriales y Aduaneros.  

El también exgobernador ha dicho en distintas oportunidades que atribuir a las sanciones la abrupta caída del ingreso petrolero en el país es una «retórica» y una «mentira». 

Del mismo modo, se ha mostrado crítico con las estrategias económicas de Miraflores para sortear los efectos negativos que han causado esas medidas punitivas.

«El mejor abastecimiento en 22 años»

La primera respuesta del mandatario fue a través de su programa, ‘Con Maduro +’, donde una periodista del espacio leyó la interacción del opositor.

«Como un fantasma aparece por las calles Henrique Capriles a mentir, porque él es candidato presidencial y ahora viene con su mismo eslogan, con su misma práctica de la demagogia, de la mentira«, manifestó. 

En su respuesta, Maduro descartó que las importaciones estuvieran prohibidas en el país, como afirmó su excontrincante en los comicios de 2013, e indicó que actualmente hay un abastecimiento de 97 % del mercado nacional, «logrado a pulso, con trabajo, con esfuerzo, con buena voluntad».

«Es el mejor abastecimiento que el país ha tenido en 22 años», agregó.

La estrategia económica

«Tenemos una estrategia económica certera. Hemos resistido los embates de las sanciones y hemos salido airosos, paso a paso, progresivamente, en una recuperación cierta con los pies sobre la tierra», dijo con referencia a la frase ‘Venezuela se arregló’, usada por Capriles para ironizar sobre la mejora de la economía del país suramericano, que entre enero y septiembre de 2022 registró un repunte de 17,73 % en el Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con el mismo periodo de 2021, y una inflación que pasó de tres dígitos a dos.

Para respaldar sus afirmaciones, Maduro dijo que en el primer semestre del año ingresaron al país 49.300 contenedores con importaciones complementarias o productos que adquiridos por el sector privado, que no se fabrican en Venezuela, lo que implica un crecimiento de 23 %, con respecto a 2022, cuando la cifra fue de 38.400.

Sobre el abastecimiento interno, el mandatario tildó de «delicado» el tema y dijo que su Gabinete lo ha trabajado y resuelto «con producción nacional, protección de la industria nacional y de los productores».

Narrativa de guerra

Para el presidente, lo expresado por Capriles forma parte de «la narrativa de la guerra económica», un esquema multiforme de agresión que –desde hace años– busca deponerlo a través de presiones sobre la economía.

En su intervención, se preguntó por las verdaderas razones para que el dirigente de Primero Justicia –partido que se abstuvo de participar en varios comicios aludiendo pocas garantías y falta de transparencia del Consejo Nacional Electoral (CNE)– haya decidido volver a intentar conquistar la presidencia.

«¿Qué buscan?, ¿por qué son candidatos? La derecha se va a hacer campaña electoral después de que estuvieron durante cinco años llamando a la abstención, criticando el sistema electoral. De un día a otro se olvidaron de eso y ahora son candidatos otra vez».

En su opinión, más que una oportunidad para llegar a la silla presidencial a través de la medición en las urnas, la oposición radical quiere «la guerra y la destrucción económica de Venezuela».

Tuits cruzados

El mano a mano no quedó ahí y pasó a Twitter. En la popular red social, Maduro ratificó lo que había dicho el pasado lunes en su programa.

«Fantasma te dije y fantasma te quedaste, pero tú en lugar de asustar, das risa», escribió. El Jefe de Estado venezolano recalcó que el hoy aspirante a Miraflores no solo respaldó la vía insurreccional para intentar deponerlo; sino que avaló la ilegal autojuramentación del exdiputado Juan Guaidó como «presidente interino» y las medidas punitivas de EE.UU. y la Unión Europea (UE) contra Caracas.

En este primer round, Capriles le devolvió el calificativo de «fantasma» a Maduro y se refirió a las supuestas promesas incumplidas del Gobierno, al que califica como «el peor de la historia». 

Con este fuego cruzado entre Capriles –inhabilitado en 2017 para ejercer cargos públicos por 15 años– y Maduro, Venezuela se encamina nuevamente una intensa campaña electoral presidencial que definirá el futuro político de un país que ha atravesado una de sus etapas más complejas y duras en los últimos veinte años.

Nota de RT

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio