Confirmación de casos de coronavirus causó pánico en la Gran Valencia

(Tibisus).- La confirmación de los dos primeros casos de coronavirus en el país causó pánico generalizado en la población de la  Gran Valencia.  Muchas personas salieron corriendo a las farmacias a comprar tapabocas, alcohol, guantes, antibacterial, germicidas, bactericidas, vitamina C, antivirales, Vitamina 12, ácido fólico, ibuprofeno, y algunos antibióticos para las vías respiratorias.

Los trabajadores de las farmacias lucieron sus tapabocas al momento de atender a los clientes, que aguardaban con paciencias las largas colas para solicitar con lista en mano una serie de medicamentos que no requieren récipe del facultativo.

Clientes angustiados

Ángel Viloria, encargado de la Farmacia Shekina, ubicada en la avenida Bolívar Norte, señaló que los clientes se mostraban muy angustiados y alterados por la situación, muchos solicitaron alcohol, antibacterial y tapabocas, productos que comenzaron a escasear a eso de las  2:30 de la tarde del viernes se en todas las presentaciones.

Al agotarse el gel antibacterial, los clientes solicitan cualquier tipo de  bactericida o germicida, así como vitaminas, antigripales y antibióticos.

Viloria señaló que al personal de la farmacia se le entregó un kit de tapabocas y antibacterial, pues cada vez que reciben una tarjeta de débito, crédito o dinero en efectivo, se lavan las manos, o en su defecto se echan antibacterial.

Agregó que en el vidrio separador entre el cliente y el vendedor, fue colocado un plástico transparente para evitar que los gérmenes entren con facilidad desde afuera hacia adentro.

 “Pánico generalizado”

En la Farmacia La Torre, de la avenida Bolívar, la situación fue similar, Jhoana Dadales, encargada de este expendio de medicinas comentó que los cliente estaban  en “pánico generalizado”, solicitando acetaminofén, mascarillas, alcohol, antibacterial,  antiséptico Gerdex, antibacterial jabonoso, diclofenax y antigripales.

Los antibacteriales y el alcohol se agotaron rápidamente en todos los tamaños, en cambio los tapabocas, todavía tienen en existencia, pero comenzaron a vender dos por persona, de modo que otros tengan opción a adquirirlos.

Existe mucha incertidumbre

Gerardo Rodríguez, procedente de San Diego, se encontraba en la Farmacia La Torre comprando antisépticos y vitamina C para reforzar el sistema inmunológico de la familia y evitar la eventualidad del Coronavirus.

Señaló que por los momentos no  utiliza el tapabocas, porque considera que no es la hora, debemos tomar el caso con tranquilidad y encomendarnos a Dios”.

Indicó que “más allá de tomar las previsiones en los aeropuertos nacionales e internacionales, el gobierno deber cerrar  las fronteras  de Venezuela con Colombia y por supuesto Brasil.  Este tipo de medida debió aplicarse desde  hace  30 a 45 días en que se presentó el virus y no esperar que se declarara la pandemia por parte de la OMS.

Tapabocas como medidas de prevención

En algunos comercios o ventas del centro de la ciudad se observó que los vendedores y sus dueños se colocaron sus respectivos tapabocas como medidas de prevención para contrarrestar de alguna manera el Covit-19.

Así se observó en la Distribuidora Nayi, ubicada en la calle Comercio con Boyacá, donde atienden al público con su respectiva mascarilla. Su propietario señaló que hace unas  semanas compró los tapabocas FFP 91 a través de  mercado libre, y en horas de la mañana cuando oficializaron el virus en Venezuela se las entregó a sus empleados. Agregó que cada 20 minutos se lavan las manos con jabón, agua o antibaterial.

Liliana Laiza, trabajadora señaló que “el tapaboca se convierte en un método de prevención y una razón para vivir. No podemos esperar que el virus nos llegue para colocarnos este tipo de herramienta, que se convierte en parte de nuestra supervivencia teniendo en cuenta todas las recomendaciones  de la Organización Mundial de la Salud”.

Es incomodo pero necesario

En el negocio American Import, ubicado en la calle Boyacá del centro de Valencia, también se apreció que todos los trabajadores, como sus dueños,  lucieron mascarillas en el momento de atender a los clientes. 

Pablo Rodríguez y Valentina Pergo,  trabajadores señalaron que aunque es incómodo o falta de costumbre, prefieren trabajar protegidos ante la activación de virus en Venezuela, con la  mascarilla evitamos que algún cliente con estado gripal pueda contagiarnos”.

Mientras tanto, el dueño de American Import comentó que lo más solicitado hasta este viernes en horas de la mañana era el  alcohol, antibacterial y mascarillas, de hecho, hace un mes compró una caja y las estaba vendiendo a razón de 10 mil bolívares u nadie las quería, hoy cuando confirman la noticia, en las farmacias las venden desde 35 mil cada una, 65 mil y hasta 200 mil.

Algunos los miraban extrañados

Algunas personas no vacilaron en colocarse el tapabocas para salir a la calle como si se tratara de la “última moda” mientras que otros los miraban extrañados.  Lo cierto del caso, es que ante el peligro del Coronavirus, la gente comenzó a tomar conciencia  del impacto que pudiera ocasionar este tipo de virus en el país y comenzó a ponerse su respectiva mascarilla.

Te puede interesar: