Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Comuna o nada

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

(Por: Rubén Limas)

.-Esta fue la consigna que gritaron los 257 diputados oficialistas a los 20 diputados opositores en la sesión del día jueves 17 en el seno de la Asamblea Nacional. Con la propuesta de reforma de ley a la Ley Orgánica de Consejos Comunales y de Contraloría Social, se inicia el objetivo por parte del gobierno de establecer un Estado Comunal, violatorio de la Constitución, pero que  además fue  rechazado por el pueblo de Venezuela,  en un referéndum que hizo el propio Chávez en el 2007.

Sin lugar a dudas el oficialismo en la vocería del Presidente de la AN,  Jorge Rodríguez Gómez, intentó manipular a la opinión pública, haciendo creer que nosotros ( diputados opositores al gobierno ) estábamos contrarios a la participación popular en la toma de decisiones, lo cual no es así.

Acción Democrática es y seguirá siendo por mucho tiempo el partido rector de la participación popular y de su organización. Promovimos el voto universal, directo y secreto de todos los venezolanos y venezolanas, para elegir por primera vez en 1947 a un Presidente de la  República. Las Asociaciones de Vecinos y Juntas Parroquiales que existieron y fueron eliminadas por la revolución roja rojita, fueron  testimonio inequívocos del impulso que le dio la democracia venezolana a la participación comunitaria, antes llamada vecinal.

El oficialismo en  su jerga y retórica nos señala de representantes de la Democracia Representativa ( lo cual fuimos) y nos acusa de estar a espaldas del pueblo organizado. Cosa por cierto no es la verdad del asunto.

Pregunto entonces a  ustedes quienes me leen ¿Este modelo político que ha impulsado el oficialismo ha dado resultados al desarrollo del país? ¿Ud. siente que la palabra de las comunidades organizadas en Consejos Comunales se escucha por igual y sin discriminación?

¿Siente o ha sentido que los Consejos Comunales, en la mayoría de los casos, se ha convertido en instrumento de “control social”? ¿Alguna vez lo han sacado del “beneficio” de la Bolsa Clap o distribución del gas, por pensar distinto al gobierno? En los conflictos donde intervienen altos jerarcas militares o civiles en contra de la posición de un Consejo Comunal ¿Quién ha terminado derrotado? Vale la cuña para hablar aquí del caso de los vecinos de los Nísperos en contra del desalojo violento de un terreno de uso municipal de esparcimiento, para convertirlo en estacionamiento de un local comercial ¿En ese caso se ha respetado la decisión soberana de ese Consejo Comunal? ¿Cuántas veces no hemos escuchado a los vecinos denunciar, que a pesar de haber ganado el Consejo Comunal de su comunidad, por pensar distinto, Fundacomunal no le da el aval? ¿O cuántas veces Fundacomunal no han llamado a la creación de un Consejo Comunal paralelo? Estoy seguro que tenemos en mente muchos casos de los arriba señalado  que demuestran que este gobierno no tiene espíritu realmente participativo, ni democrático.

Ahora que se inicia la consulta popular sobre estas Reformas a la Ley de Consejos Comunales y Contraloría Social, iremos recogiendo las diversas denuncias que estoy seguro harán los vecinos sobre el asunto en cuestión.

En lo personal, junto a un equipo de profesionales donde se encuentra la prestigiosa líder Sol Santaniello en Carabobo, habíamos propuesto en el 2016 una reforma a la Ley de Consejos Comunales, por considerar que la existente viola los derechos de los vecinos a una participación realmente democrática, descentralizada, y vinculante.

La organización comunitaria y vecinal es fundamental para la democracia.  En la aprobación de la Constitución del  1999, el constituyente promovió conceptos novedosos  que enriquecen el sentido de la democracia al conferirle la denominación de participativa y protagónica.

Sin embargo, se desarrolló una legislación que pervirtió el espíritu de la organización comunitaria, castrando su autenticidad, sus valores y promoviendo de forma premeditada y alevosa su partidización.

Ese intento se manifiesta en la actual Ley Orgánica de los Consejos Comunales en la cual se evidencian conceptos discriminatorios, peyorativos y proselitistas que configuran en la práctica una política de apartheid que obstaculiza la labor de los líderes comunitarios y desestimula la participación de los vecinos en los asuntos propios de su comunidad. Por otro lado, se establecen mecanismos e instancias superfluas y burocratizantes que hacen engorrosa la organización ciudadana dado que establecen infinitos requisitos, límites y obligaciones que por una parte desilusionan a los venezolanos a participar en su respectivo consejo comunal y, por otra, convierte a estas instancias en presa fácil de un centralismo agobiante que se expresa en la existencia de un organismo paquidérmico denominado Fundacomunal, apuntalado por la discrecionalidad funcionarial y cuyo alcance nacional les impide comprender la dinámica propia de la labor vecinal. El manifiesto antagonismo de hacer dependiente a los consejos comunales de un Ministerio es una demostración de la inherente intención de convertirlos en instrumentos partidistas antes que herramienta para la Democracia de Ciudadanos. 

Estaremos presentes en la consulta pública en una demostración que nos debemos a nuestro pueblo, y veremos quién tiene la razón.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio