Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Comité Nacional de Conflicto de Trabajadores de Lucha fija posición sobre el Referéndum Consultivo del Esequibo

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

El Comité Nacional de Conflicto de Trabajadores en Lucha, fija posición sobre el referéndum consultivo en defensa del Esequibo, cuyo efecto se efectuará este domingo 5 de diciembre en todo el país.

En ese sentido, señalan que tienen la absoluta convicción que el territorio Esequibo en disputa con Guyana, es irrefutablemente venezolano.

A continuación dejamos el texto conforme fue enviado a la redacción de este prestigioso medio de comunicación.

“Como clase trabajadora somos consecuentes defensores de nuestra soberanía. De allí que ratificamos lo que se demuestra en diferentes títulos y documentos históricos entre ellos la Declaración de Independencia de 1811, en la cual se deja constancia que nuestro territorio es el que abarcaba la Capitanía General de Venezuela creada por el reino de España en 1777, el cual ha sido ratificado en todas las Constituciones anteriores y en la vigente, en su artículo 10, aprobada por el pueblo mediante referéndum aprobatorio en 1999.

Ante ello es necesario destacar, el claro despojo territorial del que fuimos objeto en el Laudo Arbitral de 1899, por parte de las potencias imperialistas de la época: Inglaterra, Estados Unidos y la Rusia zarista.

Por estas razones creemos que la convocatoria del mencionado referéndum consultivo, introduce más bien elementos de duda en torno a la legalidad de los derechos históricos de Venezuela sobre el territorio Esequibo, laudo que fue desconocido por Venezuela lo que produjo la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966 y que obliga a Guyana y Venezuela a resolver la controversia de forma bilateral, pacífica y de mutuo beneficio para ambos pueblos.

El actual gobierno de Nicolás Maduro, carece de total credibilidad política y del liderazgo moral para conducir un proceso de defensa de la soberanía nacional, evidenciándose su entreguismo durante su anterior gestión como canciller de Hugo Chávez y ahora como presidente en ejercicio, s público y notorio el permiso que ambos dieron a Guyana en 2004 para que este país realizara desarrollos en este territorio en reclamación a cambio de apoyo político.

Se expresa el entreguismo de igual manera con el Arco Minero del Orinoco a empresas trasnacionales y potencias extranjeras, amén, de las mafias que usufructúan para sus beneficios estos recursos sin importar la devastación y crimen ecológico y social generado entre los habitantes de la zona.

En la misma dirección podemos mencionar los propósitos que animan la creación de las llamadas “Zonas Económicas Especiales” donde todo apunta a la obtención en ellas de mano de obra y materia primas baratas.

El tratamiento del “Diferendo Territorial con Guyana” fue asumido como política de Estado, no de los gobiernos de uno u otro partido, antes de la llegada al poder del chavismo. Producto de la politización de un tema tan importante para la república y el pueblo venezolano, las componendas con el régimen cubano por parte de Hugo Chávez y su canciller Nicolás Maduro, la negligencia, la ignorancia de quienes fueron colocados al frente de la defensa de los intereses del Estado venezolano, nos llevó a estar en una situación desventajosa.

 El régimen chavista aceptó en 2018 que el diferendo fuera asumido por la Corte Internacional de justicia rompiendo la posición del Estado Venezolano de considerar el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el basamento para procesar el conflicto limítrofe. Hoy pretenden ocultarlo con sus poses patrioteras y de presuntos defensores de un nacionalismo de pacotilla.

Denunciamos el carácter fraudulento del referendo, el cual se pretende utilizar como mecanismo para resolver el problema limítrofe con Guyana. Debemos advertir que el mismo no reviste carácter obligatorio si no claramente consultivo.

 Además, que el gobierno de Maduro en diciembre del 2020, convalidó los términos que no favorecían los intereses venezolanos al someter a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la decisión sobre el conflicto limítrofe como ya dijimos.

 En cuanto a la instrumentación del tal referéndum señalamos el despilfarro de millones de dólares en una campaña publicitaria, que incluye conciertos, y otros eventos mientras a los trabajadores y a los pensionados se les niega un aumento salarial y en las pensiones desde hace más de 2 años y el pueblo en general sufre las carencias de una situación humanitaria compleja que implica hambre, falta de atención médica y demás servicios básicos.

Y como remate el gobierno usa el sistema educativo nacional, manipulando a niños y jóvenes para darles un derecho al voto que, constitucionalmente no tienen, para abultar sus cifras fraudulentas de “votantes”. En contraste les niegan a centenares de miles de jóvenes su inscripción en el Registro Electoral y la exclusión de los 7 millones de venezolanos en el exterior.

Esta patraña es una burda maniobra política que persigue crear unas condiciones pre bélicas para generar un estado de conmoción que eventualmente justifiquen la suspensión de las elecciones presidenciales del 2024 y de esa manera atornillar al régimen chavista al poder por más tiempo del que constitucionalmente le está permitido.

Llamamos al pueblo Trabajador a no prestarse ni convalidar esta farsa que solo persigue darle piso político al gobierno y a sus perversos planes para mantenerse en el poder”.

Comité Nacional de Conflicto de Trabajadores en Lucha.

Con nota de prensa

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio