Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Científico de la UCV se trasladó a Choroní con el objetivo de estudiar el brote de medusas

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

(FG).-Científico de la Universidad Central de Venezuela se trasladó hasta las costas del estado Aragua, específicamente Choroní, con el objetivo de realizar una inspección y estudiar el brote masivo de medusas en esa zona, además, ya llegaron a las playas del estado Carabobo.

El profesor investigador  del Instituto de Zoología y Ecología de la UCV, Joxmer Scott Frías, aseguró que hasta ahora desconocen  la razón del incremento de medusas en Venezuela.

Las razones del «enjambre» por ahora no están claras, «se requiere muchísima investigación para tratar de determinar cuáles fueron las causas que generaron este brote», comenta Scott Frías, que con limitados recursos busca respuestas en un modesto laboratorio de la principal universidad del país.

Las posibles explicaciones pueden ser cambios en las temperaturas y algún cambio en las condiciones de las corrientes marinas», agregó a la agencia AFP.

Recalcó que se están haciendo algunas alianzas para efectuar las investigaciones sobre las medusas “bola de cañón” que infestaron las aguas de las costas de Aragua, y se siguen reproduciendo y viajando a otras regiones de las costas d Venezuela como el caso de Carabobo y Falcón.

Medusas de diferentes colores

Las medusas que se han observado en  el centro norte de Aragua, varían de colores, se les ha visto marrones, amarillo, azul o púrpura, las cuales flotan a simple vista por las aguas del litoral venezolanos. Ha habido reportes de La Guaira, Carabobo, Falcón y Zulia, según relató el pescador  Elvis Morillo, a la agencia AFP.

«Esto no había pasado nunca, primero vino una medusa que es transparente y estuvo hasta enero (medusa domo), y ahora nos agarró esta que es más pequeña, pero es demasiada cantidad», comentó Morillo desde el muelle de Chuao, Aragua, donde hay unos 500 pescadores.

La medusa bola de cañón (Stomolophus meleagris), que comúnmente se observa en Venezuela entre enero y mayo, presenta tales volúmenes que las redes pesqueras salen repletas de estas criaturas con forma esférica.

Esta especie no representa un peligro para los humanos, pero puede ser ligeramente tóxica al contacto con la piel, por lo que se recomienda evitar manipularlas.

Gustavo Carrasquel, de la ONG Azul Ambientalistas, habitante de Choroní, población vecina de Chuao, señaló que las medusas «han desaparecido especies como las sardinas y otras que sirven de carnada para la actividad pesquera”.

Fuentes: france24.com/AFP

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio