Cicpc rastrea a través de las redes sociales a pedófilos

Funcionarios del Cicpc continúan con investigaciones para tratar de dar con el paradero de grupos dedicados a la distribución y venta de pornografía infantil, que operan tanto en San Cristóbal como en la zona de frontera, según lo expresado por el comisario general Wílmer Uribe Guerrero, director del  referido cuerpo detectivesco en el estado Táchira, al explicar que al mismo tiempo se trata de identificar y detener a personas que estarían vinculadas con el grupo desmantelado en la población de Ureña, al cual se le atribuyen varios delitos.

Aun cuando el jefe policial no aportó mayores detalles, por la naturaleza de la investigación, se supo que en las pesquisas toman parte funcionarios de varias brigadas, en las cuales figuran detectives de la Brigada de Familia y Violencia Contra la Mujer; Delitos Informáticos, expertos en telefonía y Contra Delincuencia Organizada, que procesan información obtenida mediante labores de inteligencia policial.

El comisario Uribe, en conversación con el periodista, manifestó que de hecho el Cicpc Táchira ha logrado desmantelar varias bandas incursas en delitos de pornografía infantil en San Cristóbal, con la detención de sus integrantes, que han pasado en calidad de imputados a las órdenes del Ministerio Público, y han decomisado cámaras filmadoras, teléfonos celulares y equipos de grabación de alta tecnología, equipos de comunicación u otro material que forman parte de la evidencia.

Abuso contra los niños

El jefe policial dijo que el director nacional del Cicpc, comisario general Douglas Rico, ha impartido instrucciones a nivel nacional para que todas las oficinas policiales diseñen estrategias y actúen de inmediato en la protección de la familia, niños, niñas y adolescentes, al tiempo que se ha dado inicio, también a nivel nacional,  a una campaña de prevención y concienciación que tiene el objetivo de obtener la mayor cooperación por parte de la ciudadanía, que puede colaborar con las autoridades aportando información, de manera oportuna, sobre hechos de este tipo.

El niño abusado no solo es víctima de abuso sexual, sino que también lo es de maltrato, tanto físico como psicológico, trato cruel y otra serie de excesos contra los cuales la autoridad

actuará sin contemplaciones de ningún tipo, acotó el comisario Uribe, agregando que de igual modo se actuará en protección del adolescente y la mujer.

Caso Ureña

Wílmer Uribe habló sobre el desmantelamiento de la banda conocida como “Los Tango de Ureña”, en procedimiento practicado en el barrio San Isidro de esa población, donde los funcionarios lograron detener en flagrancia a varias personas, en momentos que estaban grabando escenas pornográficas, en escenario donde fueron ubicadas dos muchachas de 17 años de edad. Una de ellas manifestó que se encontraba en contra de su voluntad, por cuanto fue contratada para un trabajo diferente, y que una vez llegó a la vivienda, se le  mantuvo aislada, sin permitirle salir ni establecer contacto con familiares.

Uribe, quien se trasladó a Ureña para entrevistarse con el jefe de la delegación local, comisario Héctor Gámez Carrero, quien dirigió las primeras investigaciones, hizo referencia a una mafia que en materia de pornografía y corrupción de menores está operando en la zona de frontera, dedicada a la producción, venta y distribución de pornografía infantil a nivel internacional, pagadera en divisas.

Otro vocero acotó que se ha detectado, a través de las triangulaciones realizadas por los expertos en informática y telefonía, que los delincuentes están operando desde el lado colombiano, utilizando equipos de alta tecnología y el internet colombiano.  No obstante, se están desarrollando labores de inteligencia, tanto en San Antonio del Táchira como en Ureña, para detectar situaciones de esta naturaleza y actuar de inmediato.

Sobre las siete personas arrestadas en Ureña por la venta a través de las redes de pornografía infantil y la filmación de escenas de contenido erótico, Uribe se abstuvo de revelar otros detalles, aduciendo que el caso está en jurisdicción del Ministerio Público, a cuyas órdenes fueron colocados los detenidos y la evidencia incautada.

Grupos identificados

El rastreo de las redes sociales y los análisis de telefonía son dos aspectos de alto poder que los investigadores tienen entre sus recursos para seguir el rastro y dar con el paradero de violadores sexuales, pedófilos y abusadores de niños y adolescentes. Algunos de ellos no actúan y utilizan claves para ofrecer su “mercancía”, pero ya los detectives del Cicpc conocen este modus operandi y se encuentran tras sus pasos.

Se supo, a pesar del hermetismo, que los funcionarios del Cicpc Táchira están trabajando en al menos dos casos de pornografía infantil, sobre los cuales existen pistas importantes que se espera lleven en los próximos días a realizar detenciones, pues se está trabajando de manera coordinada con el Ministerio Público.

Con datos de Diario La Nación

error: Contenido Protegido !!