Cerraron las mesas de votación en Argentina y crece la expectativa sobre si habrá o no segunda vuelta

Con una participación del padrón electoral mayor al de las primarias, se cerró en todo el país la votación de las elecciones generales. Hay expectativas en conocer si hoy mismo se resolverá la pulseada por la presidencia o si será necesario una segunda vuelta o balotaje, que se debería celebrar el 24 de noviembre.

Los primeros resultados oficiales se conocerían a partir de las 9:00 pm, según informó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Sin embargo, la determinación de la jueza María Servini de Cubría de esperar a que esté computado 10% de los votos de Córdoba, Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires antes de divulgar las cifras, podría demorar el escrutinio provisorio.

La participación en las elecciones presidenciales que se han celebrado este domingo en Argentina ha superado 80%, según informó Frigerio nada más cerrar los centros de votación.

«Ha concurrido a votar más de 80% del electorado, un porcentaje alto y superior al de las PASO», ha dicho Frigerio, en alusión a las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) celebradas el pasado 11 de agosto, en las que votaron un 74 por ciento de los electores argentinos, según informa la prensa local.

En las PASO del 11 de agosto pasado, Alberto Fernández, del Frente de Todos, obtuvo 49,49% de los votos afirmativos, mientras que el presidente Mauricio Macri, de Juntos por el Cambio, logró 32,93 % de los sufragios. Para forzar un balottaje, Macri necesitaría superar 35% y que Fernández baje de 45%.

En el búnker del Frente de Todos, dan por descontado que esta noche habría una definición, y que les sería favorable. En el oficialismo, en tanto, vislumbran un desenlace cerrado, por lo que Marcos Peña, el jefe de gabinete, pidió esta mañana «esperar el escrutinio definitivo».

Al margen de la definición presidencial, está en juego la mitad de las bancas de diputados y un tercio del Senado. El resto de la atención estará concentrada en la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerista Axel Kicillof podría desbancar a María Eugenia Vidal de la gobernación. En este distrito no hay segunda vuelta posible y se impondrá el que obtenga más votos.

También se elige jefe de gobierno en la ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta, que va por su reelección, buscará evitar el balotaje ante Matías Lammens, del Frente de Todos. Se elegirá, además, gobernador en La Rioja y en Catamarca.

En cuanto a la fiscalización, el Gobierno denunció irregularidades en algunas escuelas de la provincia de Buenos Aires. En tanto, la oposición advirtió de anomalías en el sur de la ciudad de Buenos Aires. Tanto Juntos por el Cambio como el Frente de Todos manejarán datos propios con mesas testigo para contrarrestar los primeros datos que procese la empresa venezolana Smartmatic, que está a cargo del escrutinio provisorio.

 (Con información de El Nacional)

error: Contenido Protegido !!