Arzobispo de Valencia: “El país no va por un rumbo correcto”

El arzobispo de Valencia, Reinaldo Del Prette Lissot,  manifestó que el país vive una situación difícil, donde hay desánimo y desesperanza, en el que todo el mundo está consciente de que no va por un rumbo correcto.

El prelado carabobeño manifestó no entender al gobierno y a la oposición, porque realmente no se ponen de acuerdo.

“Todos vislumbramos una Venezuela distinta, pero no vemos la forma, ni el interés de poder hacer eso una realidad”, aseveró al concluir la misa del Miércoles de Cenizas en la Catedral de Valencia, que marca el inicio de la cuaresma.

Como todos los años, la feligresía llenó los espacios del templo, pese a que la misa se realizó a las 7:30 de la mañana, presidida por monseñor Del Prette, y luego a las 4 de la tarde, oficiada por el padre Pedro De Freitas, párroco de la Catedral.

Monseñor Del Prette recordó que la cuaresma es un tiempo para volver nuestros corazones a Dios. “La Iglesia siempre nos propone para estos 40 días de preparación espiritual,  para la celebración del misterio central de nuestra fe como es la pasión, muerte y resurrección de Cristo, que se estará conmemorando en los días de la Semana Santa”.

“Es un tiempo de volver nuestros corazones a Dios, de dejar que nos mire dentro de nosotros”.

Hizo mención a  la primera lectura del profeta Joel, quien decía que Dios mandaba a decirle al pueblo: ¨Yo no quiero que se rasguen las vestiduras, quiero que se rasguen el corazón, porque dentro del corazón del hombre, como dice el Señor, salen las buenas y malas intenciones”.

“El Señor quiere de nosotros es nuestro corazón, nuestras actitudes, nuestro interior y nuestra conciencia, y justamente el tiempo de la cuaresma en eso. Es un tiempo muy especial de gracia para volver nuestros corazones a él, para poner nuestras cuentas con él en orden. Y eso pasa por tener una cuaresma como la Iglesia la pide, es decir,  una cuaresma de sinceridad y de conversión del corazón”.

El arzobispo comparó este tiempo como el ABC de la enseñanza del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, aunque consideró qué lejos estamos los cristianos de poder realmente cumplir o vivir esas exigencias. “Porque no podemos vivir una cuaresma si no sentimos verdaderamente el amor misericordioso de Dios nuestro padre”.

“El Venezuela vive una situación difícil, hay desanimo, desesperanza, todo el mundo está consciente de que el país no va por un rumbo correcto, no hay forma de que se vea un ápice de mejoría en ninguno de los parámetros con los cuales podemos nosotros juzgar la situación del país”.

“No hay ningún parámetro positivo, ni perspectivas, aunque sea un centellazo de positividad. No entiendo al gobierno y a la oposición, porque realmente no nos ponemos de acuerdo. Todos vislumbramos una Venezuela distinta, pero no vemos la forma, ni el interés de poder hacer eso una realidad. Estamos como entrampados en una situación que realmente es muy desfavorable para las grandes mayoría del país”, destacó.

Te puede interesar:

error: Contenido Protegido !!