Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Arte rupestre en Naguanagua cuenta con ordenanza de protección y conservación

Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest
Pocket

Este martes la Cámara Municipal de Naguanagua aprobó en segunda discusión el proyecto de ordenanza sobre la Protección y Conservación del Arte Rupestre en esa jurisdicción.

El proyecto fue presentado por el joven concejal José Gregorio Aquino, presidente de la comisión permanente de Seguridad Social y Ciudadana, quien con el apoyo de grupos ambientalistas como el Proyecto Saint Jean, y otros especialistas, trabajó en la generación de este instrumento jurídico, que solo espera por el ejecútese de la primera autoridad municipal.

De esta manera Naguanagua se convierte en el segundo municipio del país en legislar sobre el arte ancestral, en procura de proteger la historia, y patrimonio cultural, así como fomentar el sentido de pertenencia en los habitantes de esta comunidad.

La ordenanza que se respalda en la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, entre otras normas nacionales, consta de 16 artículos, y tiene como objetivo fundamental la protección y conservación del arte rupestre ubicado en el cerro Fila del Orégano del Parque Nacional San Esteban del municipio Naguanagua, así como de los nuevos hallazgos que puedan encontrarse en el futuro.

“Lo que nos proponemos es motivar el sentido de pertenencia de las generaciones presentes y futuras hacia los ecosistemas, paisajes y manifestaciones rupestres existentes en nuestra jurisdicción, procurando la concienciación y sensibilización de la comunidad acerca de nuestro pasado prehispánico”, resaltó Aquino.

En la ordenanza además se exhorta a los organismos de seguridad ciudadana de la nación, estado y municipio, a mantener la seguridad de estos predios, así como de los visitantes y senderistas que transitan por el Parque Nacional San Esteban.

Los petroglifos Nagoanagoa

Naguanagua es uno de los municipios del país donde se han localizado manifestaciones rupestres prehispánicas.

En la década del 80’ el conservacionista naguanagüense Cruz Ache, realizó un hallazgo de afloramiento petroglifo en el costado nor-este del sector de Bárbula, en los espacios del Parque Nacional San Esteban, donde ubicó 3 grandes rocas talladas con distintas figuras que datan según los expertos, de más de 3 mil años de antigüedad, los cuales fueron denominados Petroglifos Nagoanagoa.

Desde entonces estas rocas han sido estudiadas tanto por arqueólogos nacionales como internacionales, y visitadas por cientos de exploradores y senderistas. Hoy pertenecen al patrimonio histórico-cultural del municipio, y en el futuro pueden ser un punto seguro para el turismo ecológico.

Nota de prensa

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Pinterest
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Economía

Política

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio