AN repudió gastos del régimen en armamento mientras los enfermos mueren por falta de insumos

La Asamblea Nacional denunció este martes la grave crisis que padece el sistema de salud del país y la poca disponibilidad de vacunas existentes, tras la confirmación de dos epidemias de fiebre amarilla y difteria.

En el acuerdo aprobado por los parlamentarios se condenan al régimen usurpador de Nicolás Maduro por sus continuos y excesivos gastos militares en vez de atender la crisis de salud.

Así mismo, los parlamentarios reprocharon que la dictadura de Maduro esconda las cifras oficiales, lo que impide hacer un diseño de planes acordes para combatir a la emergencia.

En el debate, la diputada Deyalitza Aray aseveró que “este es un tema que no puede ser tratado con politiquería, porque con la salud de nuestros niños no se juega, con esos niños que se desmayan, que no tienen proteínas. Este es un estado rico el petroleo que no es capaz de darle alimentación a la población más vulnerable”.

Entre tanto, la parlamentaria Manuela Bolívar lamentó que de cada tres niños dos tienen algún tipo de desnutrición.

“Hoy nuestros niños mueren por falta de alimentos, mueren por falta de vacunas. Es nuestra responsabilidad decirle al país que hay fiebre amarilla, se requiere información de entes competentes, cercos epidemiológicos, un espacio humanitario autónomo para que organizaciones internacionales cómo Médicos sin fronteras, Naciones Unidas, puedan actuar sin restricción alguna”, sentenció.

“La revolución nos va a dejar problemas irreversibles, niños con problemas del corazón, con problemas hepáticos, con crecimiento irreversible porque la dictadura les negó un futuro”, agregó Bolívar.

El diputado Juan Carlos Velasco señaló que “este régimen conoce la situación de la grave crisis humanitaria que se está viviendo en el país. Vemos como ellos desconocen de una manera vulgar lo que es la triste realidad de la salud de los niños venezolanos”.

“Este es un régimen que le da la espalda a los niños, que con su actitud cercenan sus garantías de vida. La crisis de salud es irreversible en manos de Maduro, siendo manejada por personas incompetentes que la han traído miseria y dolor al pueblo venezolano”, concluyó.