Acción Democrática conmemora el natalicio del expresidente Carlos Andrés Pérez

El partido Acción Democracia resaltó mediante un comunicado, la vida y obra del dos veces presidente Carlos Andrés Pérez, a propósito de conmemorarse el 97 aniversario de su nacimiento.

EL CEN DE AD AL CONMEMORAR EL 97 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DE NUESTRO QUERIDO COMPAÑERO PRESIDENTE, CARLOS ANDRÉS PÉREZ, RETA A COMPARAR SU OBRA CON ESTA DESGRACIA DE LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS.

El Comité Ejecutivo Nacional de Acción Democrática quiere recordar hoy a nuestro querido compañero Carlos Andrés Pérez  quien hoy estaría cumpliendo 97 años de edad, pues Nació en Vega de la Pipa, jurisdicción de Rubio, Estado Táchira el 27 de Octubre de 1922, en el seno de una familia dedicada al cultivo y comercio de café.

Nadie nunca sacará del alma del pueblo venezolano a Carlos Andrés Pérez porque fue un demócrata integral, quien no solo luchó por entronizar la democracia en su lucha contra las dictaduras, sino que él mismo prefirió sufrir un juicio injusto por su convicción de la necesidad de sostener las instituciones democráticas. Carlos Andrés Pérez lo dijo con una convicción férrea y hoy Venezuela le da la razón:

Ninguna conjura me arrancará del alma del pueblo venezolano. Para él he vivido, por él he luchado de manera denodada. Por él continuaré luchando. Más temprano que tarde comprenderán que he actuado con la conciencia más cabal y más plena que opté por el camino más conveniente. El futuro lo dirá. Y lo dirá muy pronto.

El futuro llegó y le da la razón a Carlos Andrés Pérez y Venezuela hoy se arrepiente de haber escogido, como alternativa a un gobierno democrático, de progreso y libertades, esta pesadilla que hoy lo agobia. Por eso en AD, el partido que Carlos Andrés Pérez ayudó a fundar y pidió, antes de morir, ser readmitido para morir adeco, hoy lo recordamos con el mayor de los orgullos.

Aquí está Carlos Andrés Pérez vivo en el corazón y el alma del pueblo venezolano, porque esta vivencia él también la intuyó cuando dijo:

“No me perdonan que haya sido dos veces Presidente por aclamación popular. No me perdonan que sea parte consustancial de la historia de Venezuela. Consagrado con pasión, hoy como ayer, al servicio de los venezolanos. De todos. De los que me apoyan, de los que me adversan y de los que tienen duda.

Nuestro recordado compañero fue fundador del PDN y de Acción Democrática, se desempeñó como Secretario Privado del compañero Rómulo Betancourt, teniendo apenas 23 años de edad, cuando éste desempeñó la Presidencia de la Junta Revolucionaria de Gobierno en 1945, fue Diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Táchira, Diputado al Congreso Nacional en varias oportunidades, sufrió cárcel y destierro por sus convicciones democráticas y fue líder de la social democracia internacional, llegando a ocupar la Vicepresidencia Mundial de la Internacional Socialista.

Los gobiernos presididos por el compañero Carlos Andrés Pérez tuvieron trascendencia continental, habida cuenta del progreso y el estado de bienestar que logró nuestro pueblo durante sus dos mandatos.

El pleno empleo, los índices de desarrollo económico de Venezuela, que llegaron a considerarse uno de los más altos del mundo, si compromiso con los trabajadores al impulsar una legislación que garantizó la estabilidad en el trabajo, la nacionalización del hierro y el petróleo, la PDVSA que fuera en una época orgullo nacional y ejemplo de empresa estatal exitosa, el Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho y el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles se cuentan entre las obras más trascendentes de sus gobiernos, además de su lucha de toda la vida por instaurar y preservar la democracia en Venezuela no se puede comparar con los 20 años de retroceso que ha vivido Venezuela en los años de régimen chavista-madurista.

En efecto, estos gobiernos han derrochado la más grande fortuna que le ha ingresado a nuestro país en toda su historia, la cifra ya establecida de Un Billón 500.000 millones de dólares, con la que se pudo transformar Venezuela, solo ha servido para que nuestros compatriotas sufran la escasez, el desabastecimiento, el tránsito por una infraestructura vial colapsada que llegó a ser ejemplo continental, el declive irreversible de la industria eléctrica nacional, la que exportaba electricidad a Brasil y Colombia; el deterioro de la salud, cuando los hospitales construidos durante la época democrática han sufrido daños irreversibles en su estructura física, debido a la ausencia de mantenimiento y su personal médico, paramédico y trabajadores ganan sueldos de hambre; la educación ha llegado al límite del colapso cuando se le niega presupuesto a nuestras casas de estudio, mientras se regala a manos llenas nuestros recursos de hidrocarburos a otros países; los maestros y profesores son los peor pagados del continente y en nuestras universidades se imparte docencia a medias, pero la investigación y el desarrollo son inexistentes a pesar del esfuerzo de nuestros investigadores y docentes.

En fin, hoy debemos decir con la mayor responsabilidad que los problemas que sufríamos los venezolanos, antes de la llegada de Chávez al poder, son los que sufre cualquier país de la tierra y que como en toda democracia se iban resolviendo de manera progresiva, porque la virtud del sistema que habíamos escogido consiste en que es perfectible, pero sin atajos. Los golpes de Estado que se intentaron, contra su gobierno, le dieron paso a un gigantesco retroceso histórico, donde todos aquellos problemas se potenciaron, de ser coyunturales pasaron a ser estructurales y ahora costará muchísimo mayor esfuerzo superarlos.

Todo debido al colapso de la República por un sistema que se trató de implantar a contrapelo de la historia y que ya había sido demostrada su ineficacia e inviabilidad a nivel mundial. Los casos de la URSS, de Europa del Este, China y Vietnam, incluso la Cuba “del mar de la felicidad”, son ejemplos de inviabilidad de un sistema caduco que ahora han sido cambiados o están en proceso de cambio hacia una sociedad de mercado, de libre competencia y justicia social para recuperar el tiempo perdido por décadas de retroceso.

Mientras que los países donde se han implementado las tesis de la socialdemocracia y su Estado de Bienestar, son las sociedades más desarrolladas y donde existe mayor y mejor calidad de vida del mundo, que ha sido la propuesta reformista que Acción Democrática ha asumido históricamente y que los gobiernos de Carlos Andrés Pérez así lo demostraron.

Al cumplirse un nuevo aniversario del nacimiento de uno de los grandes líderes de la civilidad venezolana, el partido Acción Democrática, donde militó toda su vida Carlos Andrés Pérez, hace suyas las palabras que pronunciara cuando tuvo que dejar el poder por la confabulación anti democrática que conspiró en su contra y lograra desalojarlo del sitial a donde lo llevaron los venezolanos en libérrimas elecciones:

“Mi pasión, mi interés, el incansable quehacer me ha caracterizado y el coraje que he demostrado en los momentos más disímiles siempre han estado al servicio de Venezuela. A lo largo de toda mi vida, desde que era apenas un adolescente, he consagrado mi existencia a los grandes intereses de nuestro pueblo. A ustedes he consagrado mi destino. Quiera Dios que quienes han creado este conflicto absurdo no tengan motivos para arrepentirse”.

Estas palabras deben servir a los venezolanos para medir la grandeza del espíritu democrático que siempre caracterizó a nuestro compañero Presidente Carlos Andrés Pérez. Venezuela entera hoy reivindica su obra y su legado que se acrecienta ante las ejecutorias de un régimen que jamás podrá compararse con ningún gobierno de Acción Democrática.

Honor y gloria a nuestro querido compañero que nadie arrancará nunca del alma  del pueblo venezolano, tal como él mismo lo profetizó, porque Carlos Andrés Pérez ya forma parte del patrimonio inextinguible de la democracia y la libertad.

“Por una Venezuela Libre y de los Venezolanos”

EL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DE ACCIÓN DEMOCRÁTICA

(Con información Nota de Prensa)