Vigencia y pertinencia del TIAR

(Por Santiago Rodríguez)

Las viudas de la última dictadura argentina, la servidumbre voluntaria de la parasitaria tiranía comunista cubana y los tontos útiles al servicio de los totalitarismos líquidos ruso y chino ya se han lanzado a criticar la decisión de la Asamblea Nacional venezolana de solicitar su reingreso al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), con los peregrinos argumentos de que fue ‘herido de muerte’ durante la ‘Guerra de Las Malvinas’ y de que no existen basamentos políticos ni jurídicos para su aplicación en Venezuela. Esos argumentos son falsos, débiles y convenientemente acomodaticios.

ASUNTO MALVINAS
El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), o Tratado de Río, es un pacto de defensa militar mutua acordado entre las naciones libres del continente americano. Ahora bien, las motivaciones políticas esgrimidas en 1947 para la creación del TIAR, tuvieron como pensamiento medular la necesidad de las naciones libres de poner un obstáculo creíble y contundente a la vocación expansionista que ya mostraba el totalitarismo comunista de la Unión Soviética; vocación que ya en tiempos de Stalin practicaba una política que años más tarde sería denominada como la ‘Doctrina Brezhnev’, doctrina según la cual, la teoría de la Soberanía Nacional sustentada en el Tratado de Westfalia es una “teoría burguesa” que no los obligaba y, en consecuencia, podían violentar las fronteras nacionales o intervenir militarmente como solidaridad con los gobiernos totalitarios que operaban en sus ‘Estados satélites’.

La creación y puesta en marcha del TIAR sirvió de inspiración para que dos años más tarde, en 1949, Europa copiara el modelo y creara la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En ambas organizaciones, el liderazgo que las impulsó lo encarnó los Estados Unidos, circunstancia que a la postre se convirtió en una contrariedad llegado el momento de
tomar partido frente al conflicto de la ‘Guerra de Las Malvinas’. Las viudas de la dictadura del general Galtieri, repito, han querido mostrar este incidente como una falta de voluntad de los Estados Unidos para honrar el Tratado americano por encima del Tratado europeo, sin detenerse a considerar que aquella acción militar argentina arrastraba el ‘piquete cínico’ de querer cabalgar sobre un sentimiento justo, auténtico y genuino de la nación argentina sólo para construir una bombona de oxígeno que auxiliara a la desacreditada dictadura frente a la profundización de las movilizaciones democráticas que en aquel momento presionaban por un
regreso a la democracia. La invocación del TIAR por la dictadura argentina no fue sincera; fue oportunista y buscaba colocar a todo el continente de sostén de una dictadura violadora de los derechos humanos y el derecho de sus nacionales a unas condiciones de vida dignos.

ASUNTO JURÍDICO
La destrucción de Venezuela debido a las políticas económicas de una dictadura socialista (PIB descendido a -51%, híperinflación de 1.400.000%, cierre de 14.000 empresas, diáspora de 4 millones de venezolanos, quiebre de todos los servicios públicos, etc.); la destrucción de las instituciones democráticas venezolanas por parte de esa dictadura, tornándolas inefectivas, y su conversión en tiranía a partir de unos actos electorales turbios y ampliamente cuestionados por la comunidad internacional; el secuestro del débil y fracasado Estado venezolano por parte
del Estado totalitario cubano y su cobertura sobre las empresas petroleras estatales y los servicios de aduanas, salud, educación, fuerzas armadas, seguridad interna y otras áreas; el apoyo y aliento brindado a la tiranía usurpadora por parte de los Estados totalitarios de las enmascaradas Rusia y China; todas estas son razones y realidades más que suficientes para
cruzarlas con los Considerandos 5 y 6 del TIAR, así como con lo expuesto en su Artículo 6º, que les compartimos: (5). “Que la obligación de mutua ayuda y de común defensa de las Repúblicas Americanas se
halla esencialmente ligada a sus ideales democráticos y a su voluntad de permanente cooperación para realizar los principios y propósitos de una política de paz; (6). “Que la comunidad regional americana afirma como verdad manifiesta que la organización jurídica es una condición necesaria para la seguridad y la paz y que la paz se funda en la justicia
y en el orden moral y, por tanto, en el reconocimiento y la protección internacionales de los derechos y libertades de la persona humana, en el bienestar indispensable de los pueblos y en la efectividad de la democracia, para la realización internacional de la justicia y de la seguridad,”
“ARTICULO 6º”
Si la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier Estado Americano fueren afectadas por una agresión que no sea ataque armado, o por un conflicto extra continental o intracontinental, o por cualquier otro hecho o situación
que pueda poner en peligro la paz de América, el Órgano de Consulta se reunirá inmediatamente, a fin de acordar las medidas que en caso de agresión se deben tomar en ayuda del agredido o en todo caso las que convenga tomar para la defensa común y para el
mantenimiento de la paz y la seguridad del Continente.” (TODOS LOS SUBRAYADOS SON MÍOS).

LA HIPOCRESÍA DEL ALBA
La única razón por la que en 2012 se retiraron del TIAR los países que integran el mamotreto ‘chavista’ llamado ALBA, es porque ya habían decidido ser esclavos de la dictadura cubana y sátrapas del totalitarismo líquido de Vladimir Putin. Esa doble condición resultaba
incompatible y mutuamente excluyente. Eso ni debilitó los fundamentos del TIAR ni es motivo suficiente para impedir que ahora, ya, en este mismo momento, Venezuela solicite su reinserción y el continente todo reivindique la vigencia y pertinencia del primer tratado de defensa mutua creado en la segunda postguerra.

Te puede interesar: LOS COMPLEJOS SOCIALISTAS DEL LIDERAZGO HISTÓRICO VENEZOLANO

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default
Etiquetado como

Valencia

comparte
comparte