Secretos del Capitolio: Diferentes protagonistas

(Marlene Piña Acosta ).- Compartir con nuestros lectores,  el día a día de Capitolio, sede de la Gobernación de Carabobo,  es el interés principal de este espacio que nace con el nombre de “Secretos del Capitolio”.

Desde un ángulo informativo, pero también de la crónica periodística, busca reflejar lo que trasciende en uno de los principales poderes del estado;  cuyas decisiones repercuten a nivel regional y nacionalmente.

Los periodistas siempre hemos sido testigos presenciales  del acontecer de Capitolio en cada período de gobierno y con diferentes protagonistas. Cada uno ha tenido un estilo distinto de gobernar; visto de manera  constructiva por algunos sectores  y destructiva en otros, pero que al final, el voto popular es quien ha decidido los cambios.

Cada gobernador ha dejado su huella en la entidad, bien sea por las grandes obras, el nivel mediático o por su liderazgo.

Un ejemplo, es que del ex gobernador del estado Carabobo,  Oscar Celli, se recuerdan sus grandes obras. Una emblemática es el elevado Los Colorados. Cada vez que se habla de esta obra que perdura en el tiempo,  se dice que fue construida en el gobierno de los adecos, el de Oscar Celli.

Sobre el exgobernador Henrique Salas Römer hay otra huella imborrable. Fue el primer gobernador electo por voluntad popular en 1989;  y reelecto para un nuevo período, tiempo en el cual logró grandes transformaciones para el estado.

Entre sus grandes obras icónicas está el parque Fernando Peñalver, un pulmón vegetal en medio de la gran ciudad, y la construcción de la Maternidad del Sur Dr. Armando Arcay Solá.

El ex gobernador Salas Römer  creó su propio liderazgo y se presentaba como el “hombre de la chaqueta negra”, la cual usaba sobre todo  en sus batallas electorales.

A Salas Römer  se debe el remozamiento de Capitolio, tanto que mientras se realizaban los trabajos a cargo de un equipo de expertos, entre ellos,  la arquitecto Sara Atienza,  la mayoría de las dependencias fueron mudadas a otros sitios. Incluso, el exgobernador Salas Römer  despachaba en Guaparo, donde se realizaban los consejos de secretarios de su gabinete, recibía visitas oficiales y ofrecía rueda de prensa a los medios.

En sus dos mandatos llegó a ser una fuente noticiosa, no podía descuidarse, ni siquiera los días domingos, ni feriados, ni asuetos.  Los martes, al concluir la reunión de gabinete ofrecía una rueda de prensa para dar las conclusiones.  También en su gobierno se construyó la Residencial Oficial Quinta Carabobo, en la urbanización El Trigal, para los gobernadores de turno, una hermosa casa estilo colonial que aún se conserva en buen estado.

Su sucesor fue su hijo mayor Henrique Fernando Salas, a quien él bautizó  “El Pollo”, porque existían expectativas sobre quién sería el candidato ante su decisión de retirarse de Copei, organización que lo apoyó cuando aspiró por primera vez,  ya que la ley de ese entonces no le permitía un tercer mandato.

Los rumores corrían con varios nombres, pero el ex gobernador despejó las expectativas durante una rueda de prensa con medios locales y nacionales, cuando un periodistas  de televisión  le preguntó y él respondió: “Se va el gallo y queda el pollo”, dejando ver que sería uno de sus hijos.

“El Pollo” gobernó por tres períodos consecutivos, porque con la reforma a la Constitución de 2007, se aprobó la reelección indefinida presidencial, de gobernadores y alcaldes, y en todos los eventos electorales ganó cómodamente con el voto del pueblo.

Se dice que su gobierno significó la continuidad de la gestión del ex gobernador Salas Römer  con  programas como Operación Alegría,  Atención Inmediata y los programas sociales, pero fue muy querido por algo que en política es importante como es carisma, sumado a que no le gustaba la diatriba.

La llegada del general Luis Felipe Acosta Carlez a la Gobernación rompió con todos los pronósticos de las encuestadoras.  Muchos lo recuerdan por las casas que logró construir con la empresa privada. Uno de los urbanismos  emblemáticos es la Ciudadela José Martí, debido a la ola de invasiones que surgieron en todo el estado que lo puso realmente en aprietos, pero que supo afrontar con soluciones habitacionales. Le dio mucho énfasis a la labor social, tanto que cuando optó por la reelección, a pesar de no contar el apoyo del Psuv, ni del ex presidente Chávez,  los votos obtenidos fueron de gente que quiso retribuir de esa manera la ayuda social que brindó.

En su mandato realmente se abrieron las puertas de Capitolio, lo cual generó prácticamente una multitud de gente que acudía todos los días. Hubo una buena intención en esa decisión, pero luego ya no era el pueblo el que entraba, sino personas  que deambulaban en el centro, que se resistían a retirarse,  lo que obligó a restringir  poco a poco el acceso.

El general Acosta Carlez fue un gobernador mediático, desde que apareció en las pantallas de televisión en un incidente con un grupo de mujeres, y luego por su  decisión de enfrentar  el paro petrolero de 2002 en Carabobo. Pero surgieron duras críticas hacia su gestión por el empeño de  cambiarle el nombre a instituciones y espacios públicos; una decisión que no fue compartida por  dirigentes afectos al Psuv.

Es uno de los gobernadores que despachaba desde Capitolio, lo que implicaba a los medios pagar “plantones”, es decir,  larga espera en los pasillos.  Aunque se peleaba todo el tiempo con los periodistas, al final de su mandato suavizó sus relaciones, e  hizo un un programa que llevó el “Peso de la Verdad” por donde le daba duro a los comunicadores críticos de su gestión. Sin embargo,  hoy cuando se consigue algún periodista en la calle o en una entidad bancaria saluda con gran cariño.

Capitolio recibió a uno de los líderes del Psuv  como fue el ex gobernador Francisco Ameliach, quien ganó holgadamente la Gobernación de Carabobo en 2012. En su campaña caminó todo el estado Carabobo, pero luego optó por el bajo perfil,  lo que fue visto por observadores políticos como un factor que no le favoreció, a pesar de que mantuvo un  programa de radio durante todo su mandato llamado “Hablando de Poder”   y se pronunciaba por sus redes sociales.   Una de las obras emblemáticas es el Distribuidor del Sur, ubicado en la avenida Las Ferias y la iluminación de la Autopista Valencia-Puerto Cabello, además de crear la compañía Alimca para paliar la escasez de alimentos en las comunidades.

Actualmente, Capitolio tiene al ex alcalde de Puerto Cabello, Rafael Lacava. Su estilo ha impactado no solo a los carabobeños sino a nivel nacional.  En todas partes hablan de él, porque ha asumido como emblema representativo de su gestión la figura de Drácula, con la que ha creado programas, principalmente en las áreas de transporte y agua, en búsqueda de dar solución.

Desde que apareció para optar a la Gobernación,  ha dado de qué hablar, sobre todo porque sabe manejar muy bien el marketing políticos. Todos están pendiente de su Twitter, porque por allí hace anuncios, pero también se defiende de sus detractores. Cumple un año de gestión, pero de él se dice que su mirada está más hacia Miraflores. Veremos que pasa!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default
Etiquetado como

Valencia

comparte
comparte