San Diego: educación pública con gerencia de colegio privado

León Jurado

En San Diego comenzamos, ¡sí, comenzamos bien el año escolar!, porque se trabajó durante vacaciones en el mantenimiento significativo, preventivo y correctivo de los colegios municipales, porque es nuestro deber y, además, queremos estar seguros que las infraestructuras sean el segundo hogar de los pequeños sandieganos para que sus padres tengan la paz y seguridad que muchos otros no consiguen en diversas regiones y municipios, cuando sus hijos se quedan en la escuela.

Los titulares noticiosos en prensa y portales web regionales aseguran que en Carabobo hubo ausentismo casi total, tanto de docentes como de alumnos. En otros estados del país la situación fue similar y, para quienes somos asiduos lectores de las informaciones del día a día, el escenario que se observa en materia educativa es desolador.

Pero no me voy a extender en describir algo que es tan bochornoso y preocupante, porque doy fe de que hay buenas noticias… ¡y son de San Diego!

El municipio San Diego de Carabobo es la excepción, aquí creemos y tenemos confianza en nosotros mismos. Un ejemplo de eso, es que el pasado viernes 13 de septiembre nos aseguramos de entregar a los directivos unas instituciones limpias, bonitas, iluminadas, sin monte, adecuadas para impartir buena educación. Para lograrlo se hizo el trabajo durante agosto y lo que va de septiembre, por eso nos sentimos orgullosos y los padres están contentos.

Así lo corroboran docentes, representantes y alumnos; es evidente, cualquiera lo puede comprobar con tan solo hacer visita al Complejo Educativo “Monseños Luis Eduardo Henríquez”, donde se forman nuestros pequeños desde educación inicial hasta primaria. Igual ocurre en los preescolares “Tulipanes”, “Valle de Oro” y “Los Jarales”, de los cuales estamos orgullosos.

Aprovechamos el inicio de este año escolar para estar más cerca de los chicos con necesidades y condiciones especiales porque somos una gestión que trabaja también para la inclusión social y radical; por esta razón además de beneficiar a los niños de nuestras escuelas municipales, apoyamos con la entrega del kit escolar a los pequeños de la Casa Hogar Madre Auxiliadora, así como para niños con asperger. En total son 3 mil morralitos contentivos de útiles para que sigan aprendiendo sin que les falten sus herramientas de trabajo. Así somos en San Diego.

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default
Etiquetado como

Valencia

comparte
comparte