En San Diego

Desde el pasado 21 de diciembre, la alcaldía cesó sus actividades por este año 2018, hasta el próximo 7 de enero del 2019. Cerramos con un acto de reconocimiento a nuestros trabajadores a quienes agradecemos que se mantengan activos con nosotros a pesar del sueldo y sus incidencias.

Como todos sabemos, el gobierno nacional llevó los sueldos a 4 mil 500 bolívares, sin embargo, este dinero se vuelve sal y agua al equiparar los precios de los productos de la cesta básica y el descontrol económico que distorsiona el nivel de la oferta y la demanda que parecen transparentes en el mercado.

Los costos elevados de los alimentos, la ropa y el calzado, son inalcanzables, ante cualquier incremento que se hace, si no se buscan las alternativas reales que ayuden a contener el descalabro que se aproxima si el alto gobierno no asume la responsabilidad que le corresponde.

No queremos despedir el año 2018, sin hacer un balance de las debilidades que afectan el país desde el ámbito económico, político y social. Fue un año duro para los venezolanos quienes no solamente se han tenido que enfrentar a los desniveles de la inflación, viendo perjudicado el bolsillo, sino a la falta de los servicios públicos, como el agua, la  electricidad, el gas.

En San Diego,   hemos hecho un esfuerzo descomunal por continuar brindando los programas que durante la gestión de los recientes catorce años les hemos brindado a los sandieganos, esperanzados en poder llevarlos a cabo en este nuevo período que se avecina.

Cuando escuchamos a los economistas decir en sus pronósticos, que no se avecinan tiempos más fáciles que los ya enfrentamos,  no nos queda  más que mirar a lo alto en estos tiempos de fraternidad y pedir a Dios que nos ilumine el camino que nos queda por andar.

Muchas son las metas, los retos y  los deseos, de poder cumplir con la labor que nos encomendaron los sandieganos, cuando depositaron sus votos y su confianza en nosotros.  No los vamos a defraudar,  vamos a continuar de la mano con nuestros vecinos para enfrentar los obstáculos que se presenten.

Las dificultades nos deben conducir por los caminos de la búsqueda de nuevos aires, con más positivismo, deben servir para darnos la fuerza necesaria para continuar apostando por Venezuela.Creemos en el trabajo diario como elemento de construcción y de progreso, apostamos a la formación y  a la educación como herramientas claves para el futuro.  Por ello, nuestros recursos económicos y humanos seguirán enfocados en hacer de nuestros niños los hombres del mañana, sabiendo que unidos lo lograremos.  
Feliz Año 2019 y que Dios bendiga a San Diego y a Venezuela.

@leonjura 

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default
Etiquetado como

Valencia

comparte
comparte