En San Diego

León Jurado Laurentín

No es posible profundizar en el engañó de lo que nos ocurre, y menos pretender echar cuentos a quien conoce de primera mano, esta página de la historia que transcurre. Resulta imprescindible acudir a la humildad y el coraje para entender la misión de esta tragedia, creada con el propósito y la fuerza de hacerla morir de ambiciones personales y grupales, nacidas y cultivadas en otros países, por otras nacionalidades, contrarias a nuestro modo de ser, amparado en la honestidad que se nos impone como padres, ciudadanos, y demócratas en esta aciaga hora de la existencia.

Estos tiempos, esta lacerante realidad de disminución hasta de las cosas de ayer, las de hoy; aquellos valores, aquellos ejemplos de las escuelas, preceptores de honrados políticos que sin creerse ni exclusivos ni grandotes, supieron olvidar agravios, sumar esfuerzos patrióticos para la salud de la democracia, nos llevan a pensar en nosotros, en aquello que somos capaces de hacer, para cumplir roles fomentando la unidad, y con ello, contribuir con la afectiva solidaridad que se requiere. Vale decir, ayudemos a quienes nos ayudan y con la enseñanza de nuestros abuelos, no olvidemos  que el vecino es nuestro hermano más cercano.

Sabemos que hay desaliento. Hay gente sin trabajo que sigue el rumbo asignado por los planificadores y los ordenadores de estas acciones con crueles resultados. Las transitorias alegrías del reparto, dando y dando, de los mendrugos sobrantes de mesas con las bolsas de los grupos privilegiados. Sin embargo, quienes piensan rendir al resto por las carencias, la expansión de la inflación, los paludismos de la moneda nacional, dividida en cono viejo y nuevo, se equivocan, a Dios Gracias.

Este pueblo conserva la capacidad para no claudicar, para protestar con sus palabras,  principalmente con su valentía, con su determinación, como las sociedades que sin pensar que estas cosas son fáciles se han levantado frente a sus opresores. La historia no miente, está escrita, a pesar de que no la podemos cambiar, podemos aprender mucho de ella para mejorar el presente.

Hay tragedias, hay enormes sacrificios en aquellos, que por millones, se han marchado en busca de lo que “no hay” en Venezuela. Reciben ayuda oportuna, les dan trabajos adecuados por su preparación personal, profesional y educativa. Muchísimos enviando auxilio para los que se han quedado soportando esta “pela” que por el contrario, nos debe llevar a cambiar la perspectiva, la fe produce paciencia ante este asunto insoportable que se debe convertir en desafiante. Desde este municipio que todos queremos, desde esta atalaya de trabajo, con esperanza, seguimos adelante. Con el firme propósito, unidos lo lograremos.

@leonjura

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default

27°C

Valencia

Partly Cloudy

Humedad 67%

Viento 6.44 km/h

  • 15 Jul 201827°C21°C
  • 16 Jul 201829°C21°C
comparte
comparte