En San Diego

León Jurado Laurentín

No somos los profetas del desastre, sencillamente somos ciudadanos sensibles a la serie de adversidades que afectan a los venezolanos, que se agigantan sin contemplaciones a pesar del trabajo que se hace desde la municipalidad en búsqueda de una mejor calidad de vida local, la cual lamentablemente no puede alcanzar a la nación en su conjunto.

Si reducimos al mínimo el balance del desastre emanado de estos veinte años revolucionarios, no es problema la angustia y el hambre del pueblo, como tampoco lo es la destrucción de Petróleos de Venezuela, Pdvsa, ni los enfermedades renales y sin diálisis. No, el problema es la permanencia sin conciencia en el poder para que otro país cuya bandera navega en el barco que hace aguas, sobreviva mientras los nuestros mueren a mengua.

Lo penoso, es que eso se hace hasta con gozo, porque el selecto grupo de las altas esferas tienen el amplio privilegio de obtener lo que desee, de comer en abundancia, aunque son los responsables de toda esta tragedia en la que las victimas representan la absoluta mayoría.

Nada más cruel y, ese es en grito de la calle que escuchan los mares y vecinos al contemplar el viejo y descarnado proceso de destrucción del presente y del futuro de una nación a la que  se la ha saqueado sin vergüenza, se le ha despojado de sus riquezas naturales, cuyos responsables todos conocemos. Un selecto grupo oligárquico y nepótico con capacidad de odiar sin medida, de mentir y fracasar, de quebrantar las reglas de la ciudadanía, la independencia de los poderes, y pisotear la Constitución que elogiaron como la joya de la corona de la democracia de América, se ha enriquecido indecorosamente

La crisis de una moneda que se convierte en inaceptable para enfrentar la escasez y la madre de las inflaciones provocadas por la obstinación de ir contra el mercado, mientras la actividad privada está marcando la deserción de los trabajadores cuyos sueldos y salarios no cubren ni la compra de dos productos de la cesta básica, y como corolario,  la falla de las proteínas de los escolares, también los aleja de sus aulas.

Los universitarios frente a la escuálida asignación presupuestaria y los obreros sin beneficios dignos, esa es la verdadera cara de este veinteañero fracaso,  de la incumplida promesa de luchar contra la pobreza, esa circunstancia que la ha hecho colectiva, y que aprisiona la libertad. En San Diego con dignidad, sí hacemos y nos disponemos, unidos lo lograremos.

@leonjura

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default

22°C

Valencia

Mostly Sunny

Humedad 90%

Viento 0.00 km/h

  • 17 Jul 201828°C21°C
  • 18 Jul 201827°C20°C
comparte
comparte