Embajador española cobraba a Pdvsa 790 euros por hora en trabajo ficticio

Raúl Morodo, nombrado embajador de España en Venezuela en 2004, tras las primeras elecciones que ganó José Luis Rodríguez Zapatero, trabó unas extraordinarias relaciones con Hugo Chávez que se tradujeron en negocios muy lucrativos para su familia.


En el cargo hasta 2007, Morodo entabló contactos con Rafael Ramírez, entonces ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), al que presentó a su hijo, Alejo, detenido el lunes por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acusado de al menos blanqueo de capitales (el padre, también investigado, no fue arrestado por su avanzada edad). Alejo Morodo usó dos empresas, una domiciliada en Madrid y otra en Panamá, para firmar contratos por alrededor de cuatro millones de euros con PDVSA una vez que su padre cesó como embajador, según información que publica este miércoles el diario ABC, de Madrid.

El objeto de esos acuerdos era “prestar la asesoría legal necesaria relacionada con las actividades de la compañía en el Reino de España y la República de Portugal”. Las pesquisas de la UDEF sostienen que las asesorías eran “ficticias”, por lo que habría al menos un presunto delito de blanqueo.  

ampforwp_custom_content_editor:
ampforwp_custom_content_editor_checkbox:
ampforwp-amp-on-off:
default

Valencia

comparte
comparte